Redes Sociales

Internacionales

Ex esclava sexual confronta a su secuestrador: “Tenía 14 años cuando me violaste”

La pesadilla de Ashwaq Haji Hamid, la mujer yazidi que fue raptada por el grupo terrorista Estado Islámico (ISIS) cuando tenía 14 años y tras su liberación y escape a Europa se encontró en las calles con su secuestrador, parece no tener fin.

 

Con 20 años y ya de vuelta a su hogar en Irak, la joven recibió la noticia de que el terrorista que la tomó por esposa a la fuerza y cuando era sólo una niña había sido capturado por las autoridades. Se le dio la posibilidad de confrontarlo, y Ashwaq aceptó.

La secuencia fue filmada por la cadena de televisión iraquí Al-Iraqiya y recolectada luego por el Instituto de Investigación sobre Medios en Medio Oriente (MEMRI). En las imágenes puede verse al terrorista Abu Humam, vestido como prisionero, y frente a él a Ashwaq. En el medio, un periodista de la cadena.

“¿Por qué me hiciste esto? ¿Porque soy yazidi? Yo tenía 14 años cuando me violaste, la edad de tu hija, de tu hijo, de tu hermana”, dice Ashwaq, conmocionada.

Los yazidíes, una minoría de orígen kurdo asentada en su mayoría en el norte de Irak, fueron blanco de una enorme brutalidad por parte del ISIS cuando en 2014 ocupó la ciudad de Mosul y grande parte del país, imponiendo su “califato”. Específicamente el grupo yihadista inició una campaña masiva de esclavización de mujeres yazidíes, que fueron luego vendidas o asignadas como esposas a sus combatientes.

De acuerdo a las autoridades, unas 6.400 yazidies fueron secuestradas por el ISIS y sólo se conoce el destino de la mitad de ese número, que pudieron escapar o fueron rescatadas. Además, 360.000 yazidíes abandonaron sus hogares escapando de los terroristas, que fueron finalmente derrotados en Irak en 2017, y 100.000 abandonaron el país.

“Destruiste mi vida. Me robaste todos los sueños. Pero ahora sabrás el significado del tormento, la tortura y la soledad”, le dijo Ashwaq. Su conmoción fue tal en el momento de enfrentarlo que la joven se desmayó.

Abu Humam se enfrenta a una posible pena de muerte como castigo por sus actos, de acuerdo a la ley iraquí, y la joven yazidi se refirió a esta posibilidad en una entrevista realizada por Al-Iraqiya antes de su confrontación con el terrorista.

“Aún si me dejaran matarlo, yo no querría ensuciarme las manos con él, pero demando al gobierno que haga justicia. No sólo por mí, ya que quién sabe a cuantas otras mujeres yazidíes violó después de mí”, señaló.

Una pesadilla sin fin

Ashwaq fue secuestrada en Sinjar junto a su familia en 2014, cuando el ISIS lanzó su campaña de conquista en Siria e Irak. Tenía entonces 14 años y fue llevada en medio de la noche a Siria.

Allí, en el país devastado por la guerra civil, las niñas de más de nueve años de edad fueron separadas de sus padres y luego enviadas a Mosul, la ciudad en el norte de Irak donde el líder Abu Bakr al Baghdadi, muerto en un operativo de Estados Unidos en octubre, proclamó el nacimiento del “califato”.

Según recuenta Ashwaq, quien tiene ahora 20 años, ella formaba parte de un grupo de unas 300 o 400 niñas yazidíes enviadas a la ciudad para ser vendidas o entregadas como “regalos” a diferentes combatientes del ISIS. Estaba con su hermana menor, con quien intentó mantenerse junta todo lo que pudo.

Pero un día Abu Humam la eligió entre el grupo y se la llevó, separándola de su hermana.

“No esperaba que me violara, porque yo tenía 14 años. Pero me ató con esposas y me violó. No pasaba un día sin que me golpeara”, relató.

En su testimonio durante el juicio, Abu Human reconoció su conducta y explicó que Ashwaq le fue entregada como premio por su participación en el ataque sobre la ciudad de Sinjar.

“Me la llevé una noche y la violé al día siguiente, creo. Ella no quería, así que la golpeé hasta que aceptara. Al día siguiente la volví a violar. Y un día después de eso la llevé ante el juez, que la registró bajo mi nombre”, declaró.

Ashwaq pasó 10 meses como esclava sexual de Abu Human, hasta que logró escapar mediante un audaz plan que urdió junto a otras tres adolescentes yazidíes, esclavizadas en la misma región que ella. Las jóvenes obtuvieron pastillas para dormir de un médico en el hospital de Mosul, y las introdujeron en la comida de sus cuatro comandantes, que estaban una noche cenando juntos.

Escaparon hacia las montañas de Sinjar, y luego de 14 horas caminando se encontraron con miembros de las milicias kurdas peshmerga, que combatían contra el ISIS en la región.

A partir de entonces Ashwaq se convirtió en refugiada y comenzó, como tantos de sus compatriotas, el largo camino hasta Europa, buscando protección.

Llegó hasta Alemania, donde se reencontró con uno de sus hermanos, en 2015 y pudo adaptarse relativamente bien a su nueva vida, gracias a los trabajadores sociales a quienes aún agradece. Pero alguien más había también escapado al país europeo, tras una serie de derrotas del ISIS en Siria e Irak.

En 2016 Ashwaq creyó ver a su antiguo captor en las calles de Alemania. Se asustó, pero no estaba segura de que fuera él, y siguió con su vida.

Dos años después, volvió a verlo, y esta vez el terrorista la reconoció a ella y la buscó. Como si nada, como si fueran viejos amigos, Abu Humam se le acercó y le preguntó si recordaba su tiempo juntos en Mosul.

Ashwaq quedó aterrorizada, abandonó el lugar y acudió luego junto a su hermano a las autoridades alemanas. Pero le dijeron que no podían hacer nada: Abu Humam estaba en Alemania con estatus de refugiado, como ella.

El nuevo trauma la llevó a abandonar Europa y radicarse en el kurdistán iraquí junto a su padre, con quien aún vive.

No se sabe bien por qué Abu Humam retornó a Irak, pero allí fue rápidamente apresado por las fuerzas de seguridad, que tras el colapso del “califato” han estado intentando recobrar el control del país en forma definitiva, al mismo tiempo enjuiciando a los antiguos miembros del grupo extremista que sembró el terror en todo el Medio Oriente y más allá.

Fuente: Infobae

Internacionales

Cerraron el consulado paraguayo por un caso de COVID-19

Según manifestaron en un comunicado oficial, decidieron cerrar por dos semanas el consultado paraguayo tras detectarse un caso de coronavirus.

En medio de la pandemia de coronavirus, la nueva cepa de Covid 19 que ya se cobró miles de víctimas en el mundo, hoy trascendió la noticia de una medida que decidió tomar el Consulado General de la República del Paraguay en Buenos Aires con el objetivo de resguardar la salud de sus empleados.

Según confirmaron mediante un comunicado oficial, el gobierno paraguayo decidió cerrar durante dos semanas el consulado general que tienen en Buenos Aires para proteger a sus empleados después de conocer la noticia de que uno de ellos había asistido a un supermercado que dio positivo en coronavirus. 

Al respecto, informaron desde su sitio web los motivos: “A partir de la fecha, ambas sedes de esta oficina consular permanecerán cerradas y con la atención presencial suspendida por 14 días”, dejando en claro que suspenderán sus actividades durante las dos semanas correspondientes para respetar la cuarentena.

Coronavirus en Argentina

En medio de la cuarentena obligatoria que se extendió en principio hasta el 7 de junio, lo cierto es que hay distintas áreas de actividad económica que se vieron suspendidas y con la imposibilidad de trabajar por lo cual frente al aumento de casos en CABA, es fundamental tener más precauciones que nunca.

Este es uno de los factores también que predispuso al consulado a decidir cesar sus actividades por dos semanas y lo justificaron explicando que un grupo de funcionarios “tuvieron contacto directo con un caso positivo de Covid-19 detectado en un supermercado mayorista de la capital argentina”.

Datos de contacto de la cancillería: 

Whatsapp (011-3401-3342 y 011-2586-9366)

Correo electrónico ([email protected] o [email protected])

Facebook (@consuladodelparaguayenbuenosaires)

Fuente: la100radios.com

Sigue leyendo

Internacionales

Venezuela: el Tribunal Supremo de Justicia anuló la reelección de Juan Guaidó

La sentencia además prohíbe al líder de la oposición ejercer como jefe de un “parlamento paralelo o virtual”.

El Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) de Venezuela, apéndice de la administración Maduro, declaró nula la junta directiva de la Asamblea Nacional encabezada desde enero pasado por el líder opositor Juan Guaidó y reconoció en su lugar a la presidida por el oficialista Luis Parra.

La sentencia de la Sala Constitucional del TSJ también prohíbe a Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por 59 países, ejercer como jefe de un “parlamento paralelo o virtual”.

“La Sala Constitucional del TSJ declaró válida la junta directiva de AN la cual está conformada por los diputados Luis Parra como presidente, Franklin Duarte como primer vicepresidente y José Gregorio Noriega como segundo vicepresidente”, precisa el fallo.

¿A qué hace referencia el fallo?

La Asamblea Nacional, en desacato declarado por el Tribunal Supremo de Justicia, tenía que elegir autoridades el domingo 5 de enero de este año, lo cual en términos generales ponía en duda si Juan Guaidó, a exactamente un año de asumir como Presidente de la Asamblea, iba a lograr ser reelecto en el cargo.

Fue ese lugar el que le permitió, según sus propias consideraciones sobre la Constitución, autoproclamarse al frente del país el pasado 11 de enero de 2019.

Lo cierto es que marcado por el deterioro de ese cargo, el hecho de que varios diputados que responden a su figura se encontraban fuera del país, un caso de corrupción y el reclamo de varios partidos minoritarios que reclamaban la presidencia de la Asamblea según un acuerdo firmado en el 2016, la reelección de Guaidó fue compleja.

Se registraron hechos de violencia, la Guardia Nacional le impidió el paso a Guaidó y a un legislador (suspendido). En ese contexto fue que los diputados oficialistas adelantaron una elección dudosa en la que el parlamentario Luis Parra fue electo como presidente del organismo.

Horas después, la oposición convocó a todos los parlamentarios a la sede del periódico El Nacional. En esa elección paralela, que contó con la participación de un centenar de parlamentarios, Guaidó fue ratificado como presidente del Legislativo.

Finalmente, el 7 de enero la orden del día trató el “rechazo de la toma y asalto militar al Palacio Federal Legislativo, impidiendo el acceso a diputados en violación a la Constitución Nacional”.

En un escenario de incertidumbre propio a la República Bolivariana, finalmente Guaidó se proclamó reelecto.

La Asamblea Nacional, ¿es lo mismo que la Constituyente?

No. La Asamblea Nacional es el aparato legislativo de la República Bolivariana de Venezuela. Con sus contrapuntos históricos, emerge de la reforma Constitucional que impulsa Chávez en el año 1999.

La Asamblea Nacional Constituyente por su parte es el síntoma del deterioro institucional que el chavismo transita desde la figura del Presidente Nicolás Maduro.

Y en este punto surge como innegable la derrota del chavismo en las elecciones legislativas de diciembre de 2015, donde a partir de no lograr los resultados esperados se termina convocando a una Asamblea Nacional Constituyente, la cual termina instalando un órgano legislativo paralelo a la Asamblea Nacional.

De ahí en más, la presencia y alcance real de la oposición quedó desestimada, al tanto que la presencia de veedores en los comicios (como el Centro Carter o la ONU) también siguió esa lógica.

¿Osea que hay dos Presidentes y dos Asambleas?

Depende a quien le preguntes. Pero ya sea por sí o por no, la respuesta no está muy lejos de esas dos alternativas.

Sobre la presidencia, lo cierto es que la figura de Nicolás Maduro ha logrado transitar las presiones internas e internacionales que la llegada de Juan Guaidó y su autoproclamación al frente del país significaron.

De momento, y con las cifras de casos confirmados (1245 y 11 decesos) por coronavirus en el país cuestionadas por la Organización Mundial de la Salud, Venezuela continúa su complejo tránsito político.

Sigue leyendo

Internacionales

“El coronavirus es sólo la punta del iceberg”, la preocupante advertencia de una viróloga

Una reconocida viróloga de China aseguró que la COVID-19 es sólo una parte del problema y pidió que se investigue más para adelantarse a virus futuros.

Shi Zhengli,  reconocida viróloga y subdirectora del Instituto de Virología de Wuhan, China, expresó en una entrevista que el coronavirus es “sólo la punta del iceberg”.  También hizo un reclamo a la cooperación internacional para luchar contra las epidemias.

En diálogo con el canal de televisión CGTN, la viróloga manifestó la necesidad de transparencia y cooperación entre los científicos y gobiernos dentro de la investigación del virus.

“Si queremos evitar que los seres humanos se vean afectados por el siguiente brote de enfermedades contagiosas, debemos adelantarnos”, comentó la doctora sobre la importancia de los estudios de los virus desconocidos albergados en animales salvajes.

Además, la viróloga se refirió a las acusaciones realizadas por el presidente Donald Trump y su secretario de Estado Michael Pompeo. Los norteamericanos postulan que la pandemia está vinculada al laboratorio de la mujer en Wuhan.

En su declaración, la especialista explicó que las características genéticas que se presentaron en los virus con los que ella trabajó no coinciden con las propias del coronavirus que afecta al mundo.

A su vez, en una publicación que hizo en redes sociales, la médica conocida como “la mujer murciélago“escribió que juraría por su vida que la pandemia no está relacionada con su equipo profesional.

Shi Zhengli
Shi Zhengli

Esta no es la primera vez que se desmienten estas acusaciones. En otra entrevista con CGTN, el director del Instituto de Virología de Wuhan Wang Yanyi dijo que la presunción de que el virus haya escapado de su lugar de trabajo era una “invención pura”.

Fuente: la100radios.com

Sigue leyendo
Advertisement

Nuestro Clima

Facebook