Redes Sociales

Internacionales

El Reino Unido autorizó la vacuna de Pfizer y BioNTech contra el coronavirus

El país británico anunció que comenzará con el proceso de vacunación la próxima semana.

Las autoridades sanitarias de Reino Unido autorizaron la vacuna contra el coronavirus que desarrollan Pfizer-BioNTech y anunciaron el inicio de una vacunación masiva para la semana que viene.

Tras la autorización de la Agencia Reguladora de Productos Sanitarios y Médicos (MHRA), el ministro de Salud del Reino Unido, Matt Hancock, confirmó a través de sus redes sociales que la semana que viene comenzará la vacunación.

En los ensayos clínicos, la vacuna ha demostrado una efectividad del 95 % en todas las personas, tanto jóvenes como ancianos.

“El Gobierno ha aceptado hoy la recomendación de la Agencia Reguladora de Productos Sanitarios y Médicos (MHRA) de aprobar para su uso la vacuna contra la covid-19 Pfizer/BioNTech. Esto sigue a meses de rigurosos ensayos clínicos y un exhaustivo análisis sobre los datos por parte de los expertos de la MHRA”, señaló un comunicado divulgado por el Ministerio de Sanidad.

Los expertos del organismo regulador “han concluido que la vacuna cumple con los estrictos niveles de seguridad, calidad y efectividad”, añadió la nota.

Hancock confirmó que el Servicio Nacional de Salud (NHS, por sus siglas en inglés) está listo para comenzar con la vacunación “a principios de la próxima semana” y destacó: “El Reino Unido es el primer país del mundo en disponer de una vacuna clínicamente aprobada para su suministro”.

El director ejecutivo de Pfizer, Albert Bourla, calificó la decisión británica como “un momento histórico”.

A través de un comunicado, señaló qeu “nos estamos centrando en avanzar con el mismo nivel de urgencia para suministrar de forma segura una vacuna de alta calidad en todo el mundo”.

El Reino Unido acordó la compra de 40 millones de dosis con la farmacéutica.

Internacionales

OMS, Acuerdo de París y uso de tapabocas: los primeros decretos de Joe Biden

En su primer día al frente del gobierno federal de Estados Unidos, el demócrata firmó una serie de decretos para revertir la herencia de Donald Trump.

Apocas horas de haber asumido el poder en Estados Unidos a través de una ceremonia marcada por la ausencia de público en el marco de las restricciones por el COVID-19 pero también por nuevos ataques de extremistas, Joe Biden firmó una serie de decretos que borran en parte la herencia de Donald Trump.

El líder demócrata rápidamente incorporó al país a la Organización Mundial de la Salud luego de la salida anunciada por Trump en medio de la pandemia y lo mismo hizo con el Acuerdo de París para paliar los efectos del cambio climático.

Son solo dos los mandatarios que firmaron decretos el primer día de su presidencia y solo lo habían hecho con un solo decreto. De esta forma, Biden busca cumplir sus promesas de campaña rápidamente.

De la misma forma, el mandatario electo el 3 de noviembre estableció la obligateriedad de usar tapabocas en los edificios federales y para los empleados del Gobierno central. La pandemia ya dejó más de 400.000 muertos en Estados Unidos.

Biden también firmó otro decreto para finalizar la construcción del muro que Donald Trump planeaba construir en la frontera con México y para terminar con las prohibiciones para ingresar al país a ciudadanos provenientes de países con mayoría musulmana.

“Pensé que, con el estado de hoy de nuestra nación, no hay tiempo que perder. A trabajar de inmediato. No hay mejor momento para empezar que hoy”, dijo Biden a periodistas en el Salón Oval.

Sigue leyendo

Internacionales

Instagramer negacionista de la COVID-19 está al borde de la muerte

La influencer brasilera incentivaba a la gente a acudir a fiestas clandestinas y negaba la pandemia.

Una instagramer de Brasil conocida como Ygona Moura que invitaba a la gente a acudir a fiestas clandestinas, se contagió de coronavirus y está al borde de la muerte. La brasileña, negacionista de la pandemia, subía a sus redes mensajes que incitaban a la gente a no cuidarse y a restarle importancia al virus.

Moura empezó a presentar síntomas de Covid-19 el 16 de enero y desde ese día se encuentra internada en un hospital de San Pablo, en Brasil. Según la prensa local, la mujer está entubada, sedada y con problemas renales. Ella había compartido un video previo en el hospital donde todavía su estado no era crítico, como en la actualidad. Hoy se encuentra en coma inducido.

“Que todos sus seguidores recen por la vida de Ygona. Fuerza Ygona”, escribió un familiar de la joven en su red social. En varias ocasiones, antes de ser internada, Ygona Moura hablaba de los eventos a los que acudía, lugares con mucha gente y sin utilizar mascarilla para prevenir el contagio del Covid-19.

“Chicos, noche de éxito y de multitud. Fui a una fiesta y me pagaron bien por ello”, compartía en Instagram. Pero cuando se enfermó, Moura se arrepintió de sus palabras. “Estoy enferma, gente. La estoy pasando muy mal. De tanto desear la maldad me tocó a mí y empecé a sentirme muy mal”, reconoció.

Brasil reporta más de ocho millones de contagiados y 211.000 muertes a causa del Covid-19, según las cifras del coronavirus reportadas en el mapa de la Universidad Johns Hopkins. El gobierno de Brasil comenzó el lunes 18 de enero el lanzamiento de su campaña nacional de vacunación contra el coronavirus, después que el estado de San Pablo iniciara el domingo la inoculación sin esperar la orden de largada del presidente Jair Bolsonaro.

Río de Janeiro, el estado con la mayor tasa de muertes del país (151 por cada 100.000 habitantes), vacunó a sus dos primeras ciudadanas -una enfermera y una residente de un asilo para personas mayores- bajo la icónica estatua del Cristo Redentor.

Fuente: Clarín

Sigue leyendo

Internacionales

Donald Trump dejó la Casa Blanca y prometió: “Vamos a volver”

Donald Trump inició este miércoles su salida de la Casa Blanca en su último día como mandatario, con un viaje a Florida con el que evitará estar presente en la ceremonia de investidura de su sucesor, el demócrata Joe Biden.

El magnate republicano partirá hacia su lujoso resort Mar-a-Lago en Palm Beach, en el sur de Florida, donde planea instalarse. Después de salir en helicóptero desde los jardines de la Casa Blanca, Trump despegó desde la base militar de Andrews (Maryland) para su último vuelo a bordo del Air Force One.

Al salir de la Casa Blanca y antes de abordar el helicóptero, dijo: “Ha sido un gran honor, el honor de mi vida”.

“Es el hogar más grandioso del mundo. Hemos logrado mucho, ha sido algo muy especial. Solo quiero decir adiós, pero ojalá no sea un adiós a largo plazo, nos veremos pronto”, añadió ante la prensa.

Cientos de personas estaban invitadas a la terminal aérea para un último discurso como presidente frente a sus seguidores, en una fría mañana (5°C, 41°F). De buen ánimo y sonriente, Trump comenzó agradeciendo a los presentes y se regodeó: “Soy muy popular”.

También, hizo un repaso de los hitos de su gestión. “Espero que no les suban les impuestos, pero si lo hacen, yo se los advertí”, añadió. Y dijo que si no fuese por la pandemia, los números económicos hubiesen sido los mejores de la historia.

Aunque no habló sobre su decisión de ausentarse de la ceremonia de investidura, sí hizo una alusión al gobierno entrante, sin dejar de dirigirse a sus simpatizantes. “Siempre voy a luchar por ustedes. Voy a estar viendo, escuchando. Le deseo mucha suerte al próximo gobierno, tienen la base para hacer algo espectacular”, expresó.

“Si dejan las cosas solas, van a ver números impresionantes. Tenemos a la mejor economía del mundo. Fuimos muy golpeados por la pandemia, como todo el mundo. Logramos un milagro médico, la vacuna, desarrollada en nueve meses en lugar de nueve años. Tenemos dos aprobadas y otra en camino”, expresó.

“Tuvimos muchos obstáculos y logramos 75 millones, es un récord en la historia de presidentes en el cargo, es un honor”, sostuvo. También, destacó el nombramiento de tres jueces de la Corte Suprema y de cientos de jueves del circuito federal.

Sobre la pandemia, a la que volvió a referirse como el “virus chino”, agregó: “Queremos darle mucho amor a todos los que están sufriendo”.

“Fue un honor y privilegio haber sido su presidente”, dijo a sus seguidores, que lo vitoreaban agitando banderas.

“Adiós, los queremos, vamos a volver de alguna manera”, añadió.

Al bajar del escenario, sonó la música que caracterizó sus eventos de campaña en los últimos meses: YMCA, de Village People.

En Washington, ciudad ahora irreconocible y transformada en un campamento atrincherado tras los disturbios del Capitolio la semana pasada, los preparativos continúan para la prestación de juramento de Joe Biden, quien el miércoles a mediodía se convertirá en el 46º presidente de la historia de Estados Unidos.

Donald Trump es el primer presidente estadounidense en no asistir a la toma de posesión de su sucesor en más de 150 años. Tras haber rechazado durante más de dos meses reconocer su derrota en las elecciones del 3 de noviembre, el multimillonario republicano acabó prometiendo hace unos días una transición en orden, pero nunca felicitó a Joe Biden.

Las calles del centro de Washington, normalmente repletas antes de cualquier investidura, están cercadas por altas vallas y cerradas al tráfico y al paso de los viandantes, bajo la atenta mirada de hasta 25.000 militares de la Guardia Nacional, cinco veces más que los que hay en Irak y Afganistán. Además de ese despliegue de seguridad sin precedentes para una investidura presidencial, la jornada de este miércoles contrastará con otras por la ausencia de público en el National Mall, la enorme explanada que se extiende desde el Capitolio hasta el monumento a Lincoln.

Solo unos 1.000 invitados podrán presenciar el discurso de Biden en persona desde la escalinata oeste del Capitolio, frente a los 200.000 que solían ocupar los asientos de honor durante ceremonias previas.

La mayoría son legisladores estadounidenses, aunque también estarán los expresidentes Barack Obama (2009-2017), George W. Bush (2001-2009) y Bill Clinton (1993-2001), junto a sus respectivas esposas, Michelle Obama, Laura Bush y Hillary Clinton.

El vicepresidente saliente, Mike Pence, asistirá también a la ceremonia.

Fuente: Infobae.com

Sigue leyendo
Advertisement

Nuestro Clima

Facebook