Redes Sociales

Internacionales

China va a la guerra

Los intereses son intensos, no solo el relativo a las finanzas (controlar la economía es el dominio totalitario de las personas y los pueblos), sino cultural (este último no puede dejar de considerarse ni menospreciarse).

Para muchos -incluyéndome- son dos trenes yendo a toda velocidad por la misma vía, pero en sentido contrario, con lo que el choque podría estar asegurado.

Pero cuidado, no es algo que se verá desde la platea. Una parte del mundo va en uno de esos convoyes y la otra parte en el otro. Aquí no hay neutrales.

En realidad no han parado de rozarse en los últimos tiempos. Por ahora el campo de batalla es el económico. Generalmente el económico es el que precede al choque fuerte. La historia humana lo demuestra perfectamente.

Los intereses son intensos, no solo el relativo a las finanzas (controlar la economía es el dominio totalitario de las personas y los pueblos), sino cultural (este último no puede dejar de considerarse ni menospreciarse).

Después de la caída del Muro de Berlín y del comunismo soviético (caída que desorientó a la izquierda radical a nivel mundial y que la obligó a buscar otros “objetivos” políticos) los países que mantenían este sistema de gobierno se vieron obligados a reinventarse.

En Europa del Este fue barrido. China lo hizo. Mezcló capitalismo con el poder político absoluto de control sobre la población y el desarrollo de un gran poder militar.

No existe país que pretenda tener un gran poderío y que lo quiera hegemónico de ser posible, que no deba combinar economía y despliegue militar.

Mientras que sobre la mesa el mundo discute el tema del virus, al que considero una guerra bactereológica de baja intensidad, por debajo se discuten los temas que interesan a las grandes potencias. Estamos en una etapa de cambios, rápidos por otra parte.

Estados Unidos es una gran potencia, pero no la única. Está China y Rusia. Hay otras, pero estas son las que están en primera línea.

Cuando un estado, cualquiera, emerge y amenaza la hegemonía de la potencia existente generalmente el resultado es la guerra.

Donald Trump y Xi Jinping, REUTERS

El presidente de China Xi Jinping, el nuevo Mao, estuvo de visita en una base militar en Guangdong y a los miembros de la Infantería de Marina les pidió (u ordenó) que pusieran toda su mente y energía en prepararse para la guerra (cosa obvia si uno es militar).

Les dijo que debían ser absolutamente leales, absolutamente puros y absolutamente confiables.

En la zona del Mar de la China hay problemas desde hace tiempo, por el tema de unas islas, más bien islotes que China ha agrandado, problemas de límites marítimos con países cercanos, con Japón (por las Islas Senkaku) y sobre todo por Taiwán.

De hecho Taiwán, que por mucho que le pese a China y a la OMS fue uno de los países, que, por lo menos hasta ahora, gestionó mejor la lucha contra el corona virus, tiene el apoyo de los Estados Unidos y si hubiera algún tipo de ataque a la isla de Formosa, los Estados Unidos reaccionarían.

De hecho la Casa Blanca seguirá suministrando material bélico a la isla con la venta de tres sistemas de armas incluido el Sistema de Cohetes de Artillería de Alta Movilidad.

Desde el más alto nivel del gobierno chino se han quejado y han pedido que se suspenda esa venta; pero los lazos entre la actual administración estadounidense y el gobierno taiwanés son muy estrechos.

El Gobierno chino, presidido por el presidente Xi Jinping

China continental nunca ha dejado de amenazar a Taiwán al igual que es un tópico en la campaña estadounidense como la causa del virus o como la acusó el Secretario de Defensa Mark Esper calificándola de “influencia maligna”.

Es más, los Estados Unidos han aprobado un documento conocido como Marco Estratégico para el Hemisferio Occidental en el que pone atención en el continente americano y en el Ártico (una zona cercana a Rusia y donde China quiere hincar el diente).

En ese documento señala la intención de revertir la “maligna influencia” de lo que califica “actores externos” en especial referencia a China.

El documento deja en claro además que América es una región crítica para la seguridad, la paz y la prosperidad de los Estados Unidos.

Como alguien dijo en una ocasión: “Quienes no conocen el pasado están condenados a repetirlo”.

Internacionales

España registró la cifra de casos más alta desde el inicio de la pandemia

En las últimas 24 horas, España registró 23.580 casos nuevos de coronavirus, lo que significó la cifra más alta registrada en un sólo día.

La segunda ola de contagios de coronavirus en Europa se hace cada vez más y más grave. Países como Francia e Italia tuvieron que ponerle límites a las actividades de sus habitantes para poder frenar el avance de la pandemia.

Uno de los países más afectados es España, que cuenta con un total de 1.136.503 contagios y 35.466 muertes desde el inicio de la pandemia.

Lo particular de la situación es que, de esos 1.136.503 contagios totales, 23.580 fueron registrados el día de hoy, significando el número de casos diarios más alto desde que el coronavirus ingresó en el país ibérico.

Para intentar detener el avance del coronavirus, las distintas comunidades españolas establecieron sus propios protocolos y medidas restrictivas.

Por ejemplo, en Madrid se estableció el confinamiento de 32 áreas sanitarias y toque de queda desde las 00 hasta las 06, mientras que, en el País Vasco se estableció un cierre perimetral de la comunidad entera y los municipios, además de un toque de queda de 23 a 06.

A su vez, el país contabilizó 173 muertes por COVID-19, significando una baja significativa respecto al martes 27 de octubre, donde se registraron 267 fallecimientos.

Sigue leyendo

Internacionales

Bolsonaro marcó que la Argentina va “pésimamente mal” por culpa del comunismo

El presidente de la República Federativa de Brasil criticó nuevamente los resultados en materia económica y sanitaria de la administración Fernández.

El presidente por la República Federativa de Brasil, Jair Bolsonaro, volvió a apuntar contra las políticas del gobierno de Alberto Fernández al considerar que la economía argentina “está yendo muy mal”, al tiempo que criticó las políticas de distanciamiento implementadas para enfrentar la pandemia del coronavirus.

“Estamos hablando con el embajador buscando información precisa. La economía está yendo muy mal, pésimamente mal”, precisó Bolsonaro en el marco de una de sus tradicionales conferencias por Facebook.

De igual manera, el mandatario apuntó contra la ex candidata a vicepresidente Manuela D’Avila, del Partido Comunista do Brasil (PCdoB), quien lidera las encuestas para ganar las elecciones municipales del 15 de noviembre en la ciudad de Porto Alegre.

En ese marco, comparó a ese partido y otros como aliados de la ex presidenta Dilma Rousseff, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, y la vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner.

Según consideró el actual jefe de Estado, tanto Lula, Cristina Kirchner y Nicolás Maduro, “son la misma cosa”, al tiempo que todos han “arruinado” a sus países.

“Tenemos el problema político argentino. La línea que asumió la argentina es la del Partido de los Trabajadores, del PCdoB. Argentina es un país que tiene el lockdown más agudo del mundo. Hubo confiscaciones de bienes, hay un problema argentino por el cual estamos hablando con el embajador buscando información precisa”, afirmó.

Bolsonaro sostuvo que “la tendencia es que Argentina siga el camino de aquel país del norte aquí cerca…el país que ustedes saben”, en referencia a la República Bolivariana de Venezuela, quien comparte frontera con Brasil.

Sigue leyendo

Internacionales

Irse para no volver: tres historias de argentinos que viajaron para probar suerte en el exterior

Con la reapertura de los vuelos, muchos -con trabajo o sin él- salieron del país para buscar otros rumbos. El objetivo: vivir mejor. El informe de Daniel Malnatti para Telenoche.

“Siempre se hace difícil dejar el país”, dice Julián cubriendo la emoción con su barbijo. Al lado, su mujer y sus hijos coinciden. Igual tomaron una decisión: ambos con trabajo, con casa y con obra social se van del país. El destino: Londres, Inglaterra en donde aseguran que, esforzándose y en positivo, van a lograr todo lo que soñaron y no pudieron en Argentina.

Sol y Gastón están con sus valijas cerquita de ellos. En pareja desde hace años, vivían en Tandil pero su proyecto no funcionó. Por eso, antes de la pandemia pero empujados por ella, decidieron volar a Berlín, Alemania. También les cuesta. Dejan parte de su vida y de sus afectos. Les duele mucho, comparten, pero buscan vivir mejor. Lo mismo que Lara, que va sola. Es adolescente y recién arranca con sus proyectos. Viaja por un tiempo a Tel Aviv, Israel, para probar otro futuro. Le duele pero siente que es el momento de apostar.

Daniel Malnatti los entrevistó en Ezeiza, poco antes de irse del país. Aseguran que lo primero que piensan es en la familia y los afectos. Eso lo ponen todos por encima. La escenografía son abrazos y lágrimas de despedida. “Espero empezar a emprender lo que siempre soñamos que se puede realizar en el exterior”, dice Julian. “Es triste y lindo a la vez”, agrega su esposa. La inseguridad también está presente en una decisión tan importante.

La vuelta de los vuelos internacionales mostró una realidad triste del presente argentino. Desde Ezeiza, todos los días, argentinos llegan para tomar un avión sin pasaje de regreso. Algunos solos a probar suerte, otros llevan a toda la familia. Todos buscan una mejor calidad de vida y se van con la esperanza de poder volver. El trabajo de Daniel Malnatti.

Fuente: TN.com.ar

Sigue leyendo
Advertisement

Nuestro Clima

Facebook