Redes Sociales

Actualidad

Un hombre de 36 años que había sido robado al nacer logró reencontrase con su madre

Alejandro siempre supo que era adoptado, pero tanto él como sus padres adoptivos creían que lo habían “regalado” porque no podían cuidarlo. Sin embargo, más de tres décadas después, se descubrió la verdad. “Saber de dónde venimos es la base de la vida”, reveló en diálogo con TN.

Alejandro Martín Pérez, de 36 años, sabía que era adoptado “desde que tenía uso de razón” y poco le llamaba la atención conocer sus raíces hasta que nacieron sus hijas. La paternidad cambió su forma de pensar y de ver la vida. “En un control nos preguntan a mi expareja y a mí si teníamos antecedentes de muerte súbita, por ejemplo, y no supe qué responder. Ahí me di cuenta de que necesitaba encontrar mis raíces por mis hijas”, contó en diálogo con TN.

Tras una intensa búsqueda que duró 48 horas, Ale descubrió que había sido robado del vientre de su madre el 16 de diciembre de 1987 y que ella estuvo toda su vida buscándolo. Treinta y tres años más tarde lograron darse aquel abrazo tan esperado y comenzaron a cerrar la herida.

Video Placeholder

Se conocieron luego de 33 años. (Video: TikTok/soy_alejandro_martin)

Tanto él como sus padres adoptivos, siempre creyeron que había sido dado en adopción porque su madre biológica no podía cuidarlo. Esa era la información que le habían dado, pero la realidad era totalmente diferente.

Nélida, su madre biológica, fue engañada en el momento del parto. Fue llevada por una asistente social a una clínica privada de Posadas, donde vivía con su familia, dos días antes de la fecha en la que debía nacer Alejandro. Le realizaron una cesárea con anestesia total y cuando se despertó le dijeron que su bebé había muerto.

Pero, no se conformó con esa explicación y pidió que le entregaran el cuerpo. Tras muchas idas y vueltas, finalmente le dijeron que “había nacido con problemas en las piernas” y que lo habían llevado a Buenos Aires para tratarlo. Inmediatamente, la mujer viajó a la ciudad y ahí comenzó una larga travesía de 33 años de dolor y lucha por recuperar a su hijo.

“Ella iba todos los días a los hospitales donde le decían que estaba, a los juzgados pidiendo que me devuelvan, pero nadie le daba bola”, contó Alejandro en diálogo con TN.

Ante la negativa que recibía día tras día, Nely denunció a la asistente social por haberle robado a su hijo, pero en 1990 la Justicia determinó la absolución de la mujer y la total potestad sobre el menor a sus padres adoptivos. “Sintió que le soltaron la mano”, agregó.

(Foto: Instagram/soy_alejandro_martin)

(Foto: Instagram/soy_alejandro_martin)

Sin embargo, su búsqueda no terminó con aquella sentencia. Ella siempre siguió tratando de encontrarlo, verlo, aunque sea de conocer su cara. Pero los tiempos eran otros y todo era mucho más difícil, sobre todo para una familia del interior de bajos recursos.

Vinieron a vivir a Buenos Aires, durante el día trabajaba y a la tarde me buscaban, hasta el 94′ cuando tuvieron que volver a Posadas. Después, ella cuando podía iba y venía de Buenos Aires a Posadas, hasta que se fue poniendo más viejita y ya no podía viajar tanto”, detalló con ternura Alejandro.

“Había una denuncia de una mujer que pedía mi devolución”

A pesar de que él siempre supo que era adoptado, jamás sintió esa necesidad de contactar a su familia biológica. A sus 18 años, su madre adoptiva le dio una carpeta en donde estaba toda la documentación de su adopción, pero no la abrió. “En ese momento no estaba preparado para afrontar todo eso, no era lo suficiente maduro”, recordó.

La carpeta que contenía todos los datos sobre su adopción. (Foto: Gentileza Alejandro Martín Perez)

La carpeta que contenía todos los datos sobre su adopción. (Foto: Gentileza Alejandro Martín Perez)

Hasta que el nacimiento de sus hijas le hizo cambiar de parecer y le volvió a pedir aquella carpeta. “El 12 de abril de 2021 me entregó la capeta y ahí encontré los papeles del juicio de mi adopción. Además, había una denuncia de Nélida, mi madre biológica, hacia la asistente social que me había dado en adopción, en donde pedía mi devolución”, detalló.

Sin siquiera imaginar lo que podía llegar a encontrar, la abrió y ahí estaban los papeles de adopción con el nombre de sus padres biológicos. “Ahí mismo encontré un recorte de diario El Territorio, en donde decía ‘Resuelven que un niño continúe viviendo con sus padres adoptivos a pesar de que su madre biológica hizo una denuncia con el fin de recuperarlo’”, agregó recordando la sorpresa que sintió tres años atrás al leer eso.

El recorte del diario El Territorio que fue un antes y un después en su vida. (Foto: Gentileza Alejandro Martín Perez)

El recorte del diario El Territorio que fue un antes y un después en su vida. (Foto: Gentileza Alejandro Martín Perez)

“No podía creer que había una denuncia de una mujer, que era mi madre, que pedía mi devolución”, contó y remarcó lo importante que fue ese detalle en su búsqueda y el cambio que generó en su vida saber que su familia siempre lo quiso.

Lo que a su mamá le llevó casi toda una vida, a él le llevó tan solo 48 horas

Ni bien supo que su madre lo había buscado desde el primer momento, se puso en campaña y comenzó a buscar a sus parientes por las redes sociales. En dos días, que pasó sin dormir solo pensando en que tenía que encontrar a su mamá, fue que se contactó con decenas de personas, a tal punto que tanto Facebook como Instagram le bloquearon la cuenta porque consideran su actividad como “spam”. “Me quería morir. Al otro día, que me devuelven las cuentas, tenía un mensaje de una de las personas que había contactado diciéndome que conocían a Gisella, una de mis hermanas biológicas”, mencionó.

Así, casi por un boca a boca, logró dar con el número de teléfono de su hermana. “En un momento pensé que estaba muerto. Que me había muerto y que todo lo que estaba pasando era producto de mi imaginación. Que estaba viviendo lo que yo quería vivir, no lo que era”.

Alejandro con sus padres biológicos, Nélida y Ramón. (Foto: Instagram/soy_alejandro_martin)

Alejandro con sus padres biológicos, Nélida y Ramón. (Foto: Instagram/soy_alejandro_martin)

“Hola Gisella, mi nombre es Alejandro Perez. Estuve averiguando y preguntando hace unos días por una señora que se llama Nélida Isabel Benítez”, le escribe él y ella le responde: “Sí, es mi mamá”. “Creo que es mi mamá biológica”, reveló Ale y Gisella respondió: “¡Yo te busqué años! Vivimos allá en Buenos Aires, buscándote”. Finalmente, aquella búsqueda de 33 años, todo el dolor y el sufrimiento de una familia entera pudo empezar a sanar.

Tras un par de horas hablando con su hermana, entre preguntas y datos que se pasaban para comprobar que no se habían equivocado y que efectivamente eran hermanos, fue que le contaron a Nélida.

Su emoción quedó plasmada en un video que logró grabar un familiar. “Ya abuela, ya abuela. Ahora lo estás viendo”, le dice uno de sus nietos tratando de calmarla mientras la abrazaba. “Diosito me escuchó”, agradecía Nélida mientras veía por primera vez la cara de su hijo, por quien no pasó un día que no rezara y confiara que lo iba a encontrar.

Video Placeholder

El primer encuentro fue a través de una videollamada, donde su mamá le contó la verdadera historia de su separación. “Yo recién me entero de la verdad, de cómo terminé dado en adopción, bah, mejor dicho robado, cuando después de esas 48 horas de intensa búsqueda hago una videollamada con mi mamá y me cuenta todo”, reveló.

“Ella siempre dejaba un plato de más en la mesa. Mi familia biológica es muy católica y siempre terminaba su rezo con mi nombre. Hasta que, bueno, un día pude ocupar ese lugar y comer en ese plato que siempre me esperó”, contó emocionado.

A los pocos días, sacó un pasaje para Misiones y fue a conocer a su familia. “Yo creo que la identidad de cada uno y las raíces es lo más importante. Saber de donde venimos en la base de la vida”, concluyó en diálogo con TN.

Fuente: TN

Actualidad

Cómo acreditar saldo en la Tarjeta SUBE en junio

La nueva App SUBE ya está vigente para poder acreditar saldo. Esta aplicación integra todas las antiguas funciones de la Carga SUBE y permite pagar el transporte público directamente desde el celular en las ciudades habilitadas.

Cómo acreditar saldo en la Tarjeta Sube en junio, paso a paso

  1. Ingresa a Google Play Store desde tu celular con Android 6 o superior y descarga la App SUBE.
  2. Registrate o iniciá sesión ingresando tu correo electrónico, número de celular y contraseña. Validá tu identidad escaneando el código de barras de tu DNI.
  3. Asociá tu tarjeta SUBE física a tu identidad.
  4. Cargá saldo con tarjeta de débito o billeteras electrónicas desde la App SUBE.
  5. Usá la función de acreditación, disponible para celulares con tecnología NFC.
  6. Acercate a una Terminal Automática para acreditar la carga.
  7. En localidades con la funcionalidad “Carga a Bordo”, podés validar la carga directamente en los colectivos.

Cuáles son las ciudades con Carga a Bordo disponible

Chaco:

  • Resistencia y alrededores

Ciudad de Buenos Aires (CABA).

Provincia de Buenos Aires:

  • Azul
  • Bahía Blanca
  • Balcarce
  • Chivilcoy
  • General Pueyrredón (Mar del Plata)
  • Junín
  • Necochea
  • Olavarría
  • Partido de la Costa
  • Pinamar
  • Tandil
  • Tornquist
  • Villa Gesell

Catamarca:

  • Líneas provinciales

Chubut:

  • Comodoro Rivadavia
  • Esquel
  • Puerto Madryn
  • Rawson
  • Trelew
  • Líneas provinciales

Córdoba:

  • Río Cuarto
  • Villa María

Entre Ríos:

  • Concordia
  • Concepción del Uruguay
  • Paraná

Jujuy:

  • Palpalá
  • San Salvador de Jujuy

Mendoza:

  • Ciudad de Mendoza y alrededores
  • San Rafael y alrededores

Neuquén:

  • Neuquén
  • Plottier
  • San Martín de los Andes

Río Negro:

  • Bariloche
  • Cipolletti
  • General Roca
  • Viedma

Santa Cruz:

  • Río Gallegos

Santa Fe:

  • Rafaela
  • Reconquista
  • Rosario
  • Santa Fe y alrededores
  • Venado Tuerto

Santiago del Estero:

  • La Banda

San Juan:

  • Líneas provinciales

Cuáles son las nuevas funciones de la app SUBE

  • Registro y gestión de múltiples tarjetas SUBE.
  • Carga de saldo con tarjetas de débito y billeteras electrónicas.
  • Acreditación y consulta de saldo y último viaje (para celulares con NFC).
  • Historial completo de movimientos.
  • Verificación de beneficios disponibles.
  • Localizador de puntos de interés (Terminales Automáticas, puntos de carga y venta).
  • SUBE Digital: pago sin tarjeta física.

Fuente: TN

Sigue leyendo

Actualidad

Según datos de la UCA, la pobreza llegó al 55,5%

Según el estudio del Observatorio de la Deuda Social Argentina de la Universidad Católica Argentina (UCA), la pobreza en el primer trimestre de 2024 llegó al 55,5%, y la indigencia aumentó del 9,6% al 17,5% . Cerca de 25 millones de personas (24,9 millones) , que residen en áreas urbanas del país, estarían en situación de pobreza por debajo de la Canasta Básica Total (CBT).

Unas 7,8 millones de personas están en un estado de pobreza extrema o indigencia, por debajo de la Canasta Básica Alimentaria (CBA). En el tercer trimestre de 2023, la pobreza era del 44,7%.

El informe, titulado "Deudas sociales estructurales en la sociedad argentina", señala: "La inseguridad alimentaria total para áreas urbanas relevadas por la encuesta del ODSA-UCA, alcanza al 24,7% de las personas, al 20,8% de los hogares y al 32,2% de los niños, niñas y adolescentes. Por otra parte, se encuentran en una situación aún más grave, con inseguridad alimentaria severa el 10,9% de las personas, el 8,8% de los hogares y el 13,9% de los niños, niñas y adolescentes (NNyA). Al considerar el AMBA, los valores de inseguridad alimentaria total se ubican en el 26,4% de las personas, el 21,8% de los hogares y el 35% de NNyA. Al considerar la inseguridad alimentaria severa se ubican en 9,9%, 12,7% y 16,5%, respectivamente".

El 20,6% de los hogares sufren insuficiencia alimentaria total (cerca de 3,7 millones de viviendas que albergan a unos 11 millones de habitantes).

El estudio señala que "los elevados valores de privaciones alimentarias que sufre la población tratan de ser compensados con acciones realizadas desde los diferentes niveles del Estado. Considerando a los niños, niñas y adolescentes, el 42,6% de ellos reside en hogares que reciben la AUH+Tarjeta Alimentaria, el 50% asiste a comedores escolares, el 36,7% recibe caja o bolsones de alimentos de comedores y el 11,1% recibe caja o bolsones de alimentos de comedor no escolar; sumando muchos hogares más de un beneficio".

"La tasa de mortalidad infantil, de menores de 1 año y de menores de 5 años, presenta una mejora general a través del tiempo, 2005 a 2022, pero una mayor heterogeneidad entre la situación de cada una de nuestras provincias. En general, al considerar los datos por provincias, se observa que los altos niveles de mortalidad infantil tienden a correlacionarse con altos niveles de indigencia monetaria", alerta el Observatorio.

EDUCACIÓN Y TRABAJO

El estudio revela que el 23% de los niños de entre 3 y 5 años no acude a establecimientos educativos formales, el 0,4% de los que tienen entre 6 a 12 años no asiste a la escuela primaria, el 9,1% asiste con sobre edad a la primaria y el 35,3% de los jóvenes de 18 a 29 años no terminó la secundaria.

"Estos indicadores expresan valores adversos a pesar de que el sistema general de gestión pública (80,7% de los alumnos de menos de 18 años) se ve fortalecido por la acción de la gestión privada (12,6% en establecimientos privados laicos y 6,8% en establecimientos religiosos)", sostiene el informe.

"Las desigualdades de la estructura productiva y la escasa generación de empleo y de empleo de calidad, el 32,5% de los ocupados son trabajadores que residen en hogares en situación de pobreza, el 30,9% de los ocupados trabaja en la economía social y, al considerar a la población económicamente activa el 26,5% tiene un empleo precario y el 24,3% un subempleo inestable", subraya.

Fuente: DataChaco

Sigue leyendo

Actualidad

Irene adoptó a Keila cuando tenía 4 años, contó su historia en TN y ahora cumple 15: se viene la fiesta

La nena vivió en un hospital de La Plata desde que nació hasta que conoció a quien hoy es su mamá. Su sueño era tener un vestido de princesa y celebrar el cumpleaños. Con esfuerzo y la ayuda de todos podrá cumplirlo.

En 2019 Irene Lugo y Keila contaron la historia de su familia en TN. Kei nació en 2009 en un hospital de La Plata y vivía allí cuando Irene, que realizaba tareas de voluntaria, entró al salón y se vieron por primera vez. “Fue amor a primera vista, ella estaba en estado de adoptabilidad y yo, sin sospechar que iba a ser mamá, pero algo nos unió y nos hizo elegirnos”, contó Irene en febrero de 2019 a TN.com.ar.

Juntas desde el primer día en que se vieron, Irene y Keila. Foto: Gentileza de la familia.

Juntas desde el primer día en que se vieron, Irene y Keila. Foto: Gentileza de la familia.

Irene recordó que fue en una de las visitas del voluntariado que la vio a Keila, que había sido abandonada de bebé y tenía retraso madurativo. “Caminaba muy poquito, tenía muchos problemas y trastornos del lenguaje. Era una paciente en estado complicado de salud. Yo vi la posibilidad de ayudarla y ella mejoró muchísimo”.

Una vez que decidió adoptarla, la mujer recorrió un camino muy largo de trámites y papeleo. “Lo hice sola, pero lo logramos. Nos llevó casi tres años, pero siempre supe que era lo que tenía que hacer”.

A la cancha juntas, Irene y Keila. Foto: Gentileza de la familia.

A la cancha juntas, Irene y Keila. Foto: Gentileza de la familia.

Al poco tiempo, Irene conoció al papá de su segundo hijo, Timoteo, que hoy tiene 6 años. Después de divorciarse, Irene quedó con Key y Timo con quienes conforman una familia de tres.

El sueño de la fiesta de quince

Keila cumple 15 años el 2 de junio y le pidió a su mamá un vestido y una fiesta para celebrar con sus amigos y vecinos. La adolescente va a segundo año del colegio secundario en Olmos por la mañana y a la tarde asiste a una escuela especial en donde realiza talleres.

“En febrero, Kei estaba mirando un video en YouTube y apareció una chica con un vestido hermoso. Ella me dijo que le gustaba y que quería ser una princesa como ella. Mi idea era llevarla a que conociera el mar, que también era su sueño, pero ella me pidió la fiesta y no pude decirle que no″.

Keila junta plata para poder terminar de cubrir los gastos de su fiesta de 15 y comparte los datos de una cuenta de Keila para quien quiera colaborar. Foto: Gentileza Irene Lugo.

Keila junta plata para poder terminar de cubrir los gastos de su fiesta de 15 y comparte los datos de una cuenta de Keila para quien quiera colaborar. Foto: Gentileza Irene Lugo.

Según explica Irene, podría haberle hecho la celebración en su casa como todos los años, pero sentía que Keila merecía todo el esfuerzo que le implicó durante todos estos meses poder cumplirle el sueño. “A Kei la conocí en un estado de vulnerabilidad tan grande, superó tantos problemas de salud y se aferró tanto a la vida que sentí que era el momento de celebrar”.

Con ayuda de todos

Desde que Irene comenzó a organizar la fiesta, empezó a idear planes para llegar a concretar el sueño, porque no tenía la plata. “La ayuda es de todos los que han colaborado con las rifas que vengo haciendo desde que Kei pidió su cumple. Un agradecimiento especial es para Verónica Rua que es la modista que le regaló el vestido a Keila y a la familia que nos prestó el salón para hacer el cumple”.

Una mirada necesaria sobre la adopción de chicos grandes y con discapacidad

El diagnóstico de Keila fue retraso madurativo, trastorno del lenguaje, anemia crónica por desnutrición de bebé. “Ahora se le sumó la enfermedad de Von Willebrand por lo que sigue un tratamiento con medicamentos y control de un hematólogo”, detalló la mamá.

Keira y Timoteo en el cumpleaños del nene. Foto: Gentileza Irene Lugo.

Keira y Timoteo en el cumpleaños del nene. Foto: Gentileza Irene Lugo.

Muchas veces, frente al diagnóstico y la situación en la que estaba su hija cuando la conoció, Irene siente la necesidad de explicar que cuando conoce su historia, le dice que le salvó la vida a Keila, pero para ella, todo fue al revés. “Ella salvó la mía, los demás piensan que uno hace un acto de caridad y no es así. Uno elige ser padre a través de la adopción como una manera más de formar una familia. No esperaba ser mamá y ahora lo soy por partida doble, pero fue ella la que cambió para siempre todo”.

Fuente: TN

Sigue leyendo
Advertisement

Nuestro Clima

Facebook