Redes Sociales

Salud

Polémico: le prohibieron donar sangre por ser homosexual

Un joven quiso donar sangre en el Hospital Garrahan pero las autoridades se lo impidieron, argumentado que pertenece a un grupo con “alta prevalencia de VIH”.

Un joven intentó donar sangre, pero no se lo permitieron. Según denunció, el motivo es que, al ser homosexual, pertenece a un grupo con “alta prevalencia de VIH“. El hecho ocurrió en el Hospital Garrahan.

Fernando Suárez de 21 años, relató lo que le ocurrió a través de su cuenta de Instagram: “El viernes 27 de diciembre fui al Hospital Garrahan con la voluntad de donar sangre pero me encontré con la triste realidad de que hoy, a horas de meter un pie en 2020, un hombre homosexual no puede donar porque es considerado factor de riesgo”.

Y tras asegurar que es una persona apta para donar sangre, agregó: “En la entrevista me descartaron completamente la chance de hacer: porque si sos varón y tuviste relaciones sexuales en los últimos 12 meses con otro varón, no podes donar”.

Orgullo nacional: el Hospital Garrahan fue elegido por Harvard para dictar cursos de investigación clínica

En tanto que desde el Hospital Garrahan salieron a dar su versión de los hechos. Silvina Kuperman, del Servicio Centro Regional de Hemoterapia, explicó que la decisión se basó en datos estadísticos: a nivel nacional, solo el 0,4% de la población tiene VIH. Sin embargo hay ciertos grupos de riesgo que tienen porcentajes más altos.

(Imagen ilustrativa)
(Imagen ilustrativa)

De esta manera en los trabajadores/as sexuales y/o en situación de prostitución es de entre 2 y 5%; en la población en contexto de encierro del 2,7%; en los usuarios de drogas inyectables de entre 4 y 7; entre los hombres homosexuales de entre 12 y 15% y entre las mujeres transexuales del 34%.

“Seleccionamos a los donantes basados en datos epidemiológicos locales y desafortunadamente la evidencia científica actualmente disponible es inadecuada”, argumentó la doctora.

Fuente: Telam

Salud

Actividad física en verano: claves para no sufrir complicaciones en el entrenamiento

En condiciones normales, la piel, los vasos sanguíneos y el nivel de transpiración se ajustan al calor, pero los sistemas de enfriamiento natural pueden fallar si la persona está expuesta a altas temperaturas y a altos niveles de humedad. A qué síntomas estar atento

Practicar alguna actividad física en época de altas temperaturas provoca que el cuerpo incremente la irrigación sanguínea en la piel así también como la sudoración. Este proceso interno, denominado termorregulación, tiene como objetivo eliminar el calor acumulado en el interior y, de esta manera, disminuir o mantener la temperatura del cuerpo.

Ya sea que uno corra, juegue un partido de fútbol, ande en bicicleta o camine, es importante tomar ciertos recados cuando aumenta la temperatura; se recomienda, por ejemplo, realizar este tipo actividades antes de las 10 o después de las 18, cuando el clima se encuentra un poco más fresco; evitar el sol del mediodía y no olvidar aplicarse un protector solar adecuado. Para aclimatarse a las elevadas temperaturas, es indispensable usar ropa ligera y fresca, acompañado de una correcta hidratación y un posterior enfriamiento.

“A mayor temperatura ambiente tiene que ser menor la intensidad del entrenamiento, porque, lógicamente, el cuerpo pierde la capacidad de perder calor. Con el aumento del calor corporal, aumenta la frecuencia cardíaca, entonces tenemos mayor pérdida de electrolitos y es importante recuperarlos para una hidratación correcta”, dijo a Infobae Claudia Lescano, licenciada en alto rendimiento deportivo.

(Shutterstock.com)

(Shutterstock.com)

El ejercicio y la temperatura del aire provocan un aumento en la temperatura corporal. El cuerpo, para poder enfriarse, disminuye la cantidad de sangre en los músculos y envía ésta a circular a través de la piel. Si la humedad también es alta, el cuerpo se enfrenta a más estrés ya que el sudor no se evapora fácilmente y esto podría aumentar, aún más, la temperatura interna. En condiciones normales, la piel, los vasos sanguíneos y el nivel de transpiración se ajustan al calor, pero los sistemas de enfriamiento natural pueden fallar si estamos expuestos a altas temperaturas y a altos niveles de humedad.

Lo cierto es que es necesario estar atentos y nunca menospreciar estos síntomas. Ante la presencia de alguno de ellos, es importante dejar de hacer ejercicio inmediatamente; bajar la temperatura corporal e hidratarse -sin esperar tener sed para hacerlo- tomando agua o bebidas deportivas que reponen sales y minerales. Si es posible, se recomienda humedecer el cuerpo con agua fría. En el caso de no mejorar después de 30 minutos, consultar inmediatamente al médico.

En este contexto, la especialista en rendimiento deportivo enumeró los síntomas a los que las personas deben estar atentas. Estos son:

-Mareo

-Dolor de cabeza

-Fatiga

-Sensación de ahogo

-Frecuencias cardíacas elevadas

-Calambres

-Orinar con color oscuro

(Shutterstock.com)

(Shutterstock.com)

Con respecto a las recomendaciones, la especialista aseguró que no deben dejar nada al azar para un correcto entrenamiento con temperaturas elevados. De este modo, enumeró ciertos aspectos a tener en cuenta:

-Con respecto a la ropa: tiene que ser ropa que permita que el sudor se evapore. Si es algodón, el sudor no se evapora entonces aumenta más la temperatura corporal y se agrava el cuadro.

Realizar ejercicio físico fuera de las horas centrales del día, es decir, a primera hora de la mañana o a última de la tarde. Importante aprovechar los momentos y ambientes más frescos del día.

 Mantenerse bien hidratado antes, durante y después de la realización del ejercicio. Si la actividad dura menos de una hora, con tomar agua fresca (unos 125 cc cada 15-20 minutos) es suficiente. En cambio, si se extiende más de 60 minutos, habrá que ingerir bebidas deportivas o isotónicas (500 cc unos 60 minutos antes de iniciar el ejercicio y entre 100-125 cc cada cuarto de hora durante la práctica del mismo).

– Evitar la exposición directa al sol, usar ropa clara y liviana que permita una adecuada transpiración.

– Usar protectores solares. Ayudan a prevenir enfermedades de piel, disminuyendo el riesgo de generar cáncer de piel.

Fuente: Infobae.com

Sigue leyendo

Salud

Alerta conjuntivitis: especialistas advierten sobre el aumento de los casos en verano

Esta infección de la membrana externa del globo ocular y el párpado interno puede dejar a los chicos afuera de la diversión de la colonia, porque es muy fácil el contagio entre personas. No hay forma de prevenirla, pero sí de tratar y aliviar los síntomas

La conjuntivitis es una inflamación de la membrana que recubre el globo ocular. Es un cuadro muy frecuente y los casos aumentan en verano. “Esto sucede no solo por una mayor presencia de adenovirus, sino además por lo fácil que resulta el contagio entre chicos en piletas o colonias de vacaciones”, explicó a Infobae el médico Joaquín Romano, de la División de Oftalmología del Hospital de Clínicas.

Los virus y bacterias que provocan esta afección pueden sobrevivir en el agua por un período bastante largo de tiempo, por eso es importante siempre usar protección, por ejemplo a través del uso de antiparras”, aconsejó Romano. “En las conjuntivitis virales, el período de incubación dura entre 3 y 5 días. En ese tiempo, la persona no tiene síntomas pero puede contagiar a otros”, agregó.

La conjuntivitis es una inflamación de la membrana que recubre el globo ocular. Es un cuadro muy frecuente y los casos aumentan en verano (Shutterstock)

La conjuntivitis es una inflamación de la membrana que recubre el globo ocular. Es un cuadro muy frecuente y los casos aumentan en verano (Shutterstock)

Hay conjuntivitis virales, bacterianas y alérgicas. Los síntomas característicos son comunes a todas: ojos rojos, lagrimeo, dolor y posiblemente ardor. En las conjuntivitis bacterianas es frecuente la secreción nocturna que provoca que el párpado esté pegado con lagañas al despertar. Las conjuntivitis alérgicas, además de tener desencadenantes muy marcados como el polvo, los animales o el polen, se distinguen por una constante picazón y no son contagiosas. “La consulta con el oftalmólogo es importante porque cada una de ellas requiere una abordaje distinto, tanto para aliviar los síntomas como para el tratamiento”, afirmó Romano.

La conjuntivitis se transmite de persona a persona mayormente por contacto, al compartir toalla, sábanas y hasta objetos. ”Hay que lavarse siempre las manos, sobre todo después de tocarse los ojos. Así, se reduce el riesgo de inflamación de la conjuntiva y además el contagio”, sostuvo el especialista.

“Resulta fácil el contagio entre chicos en piletas o colonias de vacaciones”, explicó a Infobae el doctor Joaquín Romano, de la División Oftalmología del Hospital de Clínicas (Shutterstock)

Si la conjuntivitis ataca a los más chicos, Romano sugiere como primera medida “darles alcohol en gel y enseñarles a usarlo cada vez que se toquen los ojos. Las manos siempre limpias. También, el chico tiene que tener una toalla para su uso exclusivo. No asistir a colonia o pileta y consultar a un oftalmólogo para que indique medicación, llegado el caso. Si los síntomas son muy molestos, se pueden lavar los ojos con solución fisiológica, que ayuda a la recuperación”.

La conjuntivitis es una afección leve y de corta duración. Se estima que desde el inicio de los síntomas hasta que concluye el ciclo del virus son entre 5 y 9 días para que la persona esté curada. “La única forma de prevenir la inflamación y evitar el contagio es tomar las medidas de higiene de manos, aislamiento de la persona con síntomas y de uso de protección en las piletas”, concluye el profesional.

Se estima que desde el inicio de los síntomas hasta que concluye el ciclo del virus son entre 5 a 9 días para que la persona esté curada (Shutterstock)

Se estima que desde el inicio de los síntomas hasta que concluye el ciclo del virus son entre 5 a 9 días para que la persona esté curada (Shutterstock)

Según especificó en diálogo con Infobae el médico oftalmólogo Aldo Cesar Da Prá, MN 55294, “en verano hay más exposición al sol, más contacto con el agua de mar y piscinas, lugares en donde su contagio aumenta considerablemente. Es por ello que su prevención es vital para evitar contraer esta enfermedad”.

El profesional describió los síntomas para reconocer el cuadro desde sus comienzos y realizar la consulta médica lo antes posible: enrojecimiento ocularsecreción acuosa o mucopurulenta que produce lagrimeo, dolorfotofobia (sensibilidad a la luz), visión borrosa, sensación de pesadez en los ojos, edema palpebral y disminución de la agudeza visual cuando compromete la córnea.

Los síntomas de la conjuntivitis suelen ser el enrojecimiento ocular, secreción acuosa o mucopurulenta que produce lagrimeo, dolor, fotofobia (sensibilidad a la luz), entre otros (Shutterstock)

Los síntomas de la conjuntivitis suelen ser el enrojecimiento ocular, secreción acuosa o mucopurulenta que produce lagrimeo, dolor, fotofobia (sensibilidad a la luz), entre otros (Shutterstock)

“La conjuntivitis dura entre 8 y 12 días, y es autolimitada, pero en algunos casos puede prolongarse hasta por tres semanas y progresar causando serias complicaciones oculares”, aseguró el especialista, quien explicó que “para el tratamiento se suelen indicar antibióticos tópicos, frío local, lágrimas, y antiinflamatorios, según la situación de cada paciente”.

Fuente: Infobae.com

Sigue leyendo

Salud

Con el verano, reaparecieron los alacranes: cuidados y recomendaciones

Rodrigo Catarozzi, responsable de Relaciones Públicas de la Fundación Refugio Salvaje, brindó recomendaciones necesarias para prevenir picaduras en los hogares.

En declaraciones a Radio Libertad, el especialista indicó que en esta época del año los alacranes “salen a alimentarse y a reproducirse, por lo que hay una mayor presencia. Aunque suene negativo, ellos son unos de los principales depredadores de las cucarachas”. “Si tenemos cucarachas, seguro hay alacranes. Si no hay, es gracias a ellos”, dijo.

También contó que las pequeñas lagartijas, que se suelen ver en las viviendas, se alimentan de alacranes, moscas y mosquitos.

“Con respecto a los alacranes, tenemos dos grupos. Los ‘que presentan riesgo’ los ‘no presentan riesgos’. Entre estos últimos, sólo provocan la muerte en niños menores de 10 años o personas de edad avanzada”, resaltó.

Dijo que la picadura se trata sólo con antialérgicos y no con sueros específicos. Aunque aclaró que sí es una picadura muy dolorosa.

“Por ello, si tras una picadura un niño dice que le duele mucho, hay que ir urgente al médico”, recomendó.

“Los alacranes que presentan riesgos son los de pinzas delgadas, los de pinzas gordas no conllevan riesgo”, describió.

“No hay que aplicar hielo, sino paños humedecidos en agua con hielo. De esa manera se ralentiza el efecto de la toxina y calma el dolor”, confió.

Dijo que revisar los calzados es la mayor medida de prevención. “Puede haber un alacrán o una araña. Estos son animales que van a buscar humedad, temperatura y oscuridad”, describió.

El Ministerio de Salud de la Nación recomienda:

Revisar y sacudir prendas de vestir y calzados.
Sacudir la ropa de cama antes de acostarse o acostar un bebe o niño.
Evitar caminar descalzo.
Utilizar rejillas en desagües, cañerías y otras aberturas.
Colocar burletes o alambre tejido (mosquiteros) en puertas y ventanas.
Revocar las paredes, reparar grietas en pisos, paredes y techos.
Mantener limpia y ordenada la vivienda y alrededores. Evitar la acumulación de materiales de construcción, escombros, leña porque suelen ser lugares donde se alojan.

Sigue leyendo
Advertisement

Nuestro Clima

Facebook