Redes Sociales

Nacionales

Las prioridades económicas en tiempos de coronavirus

La negociación de la deuda puede quedar relegada a las urgencias de la pandemia

La pandemia del coronavirus está haciendo recalcular a todos los Gobiernos del mundo. Para hacer frente al colapso en los sistemas de salud, el confinamiento obligatorio se expande por todo el globo.

La solución que encontraron los líderes mundiales con el objetivo de “aplanar la curva de contagio” genera consecuencias económicas muy negativas. El cierre masivo de comercios, la clausura de las fronteras nacionales o la suspensión de producción en las fábricas son ejemplos de un parate generalizado en la actividad productiva.

Los bancos centrales y las administraciones nacionales intentan contrarrestar las pérdidas económicas inyectando dinero en la población. Poner plata en el bolsillo de la gente, diría Alberto Fernández. Trump acordó un plan que implica más de 2 billones de dólares en este sentido: otorgará u$s 1.200 a cada persona de bajos ingresos, además de u$s 500 por cada hijo. Se trata del paquete de ayudas económicas más grande de la historia. Todos los países afectados seriamente por la pandemia se encuentran actuando en el mismo sentido, por ejemplo, Alemania acaba de aprobar medidas similares por 750 millones de euros.

Argentina

Frente a la experiencia europea, el Gobierno Nacional decidió implementar el aislamiento obligatorio de forma preventiva. Sus consecuencias económicas ya se están viviendo: la industria automotriz ha cesado su producción, las Pyme enfrentan dificultades para pagar los salarios de marzo y el transporte de mercadería sufre serios retrasos. Todas estas problemáticas existen y fueron contempladas por los países desarrollados en sus medidas económicas, pero Argentina tiene problemas estructurales aún más profundos.

Cerca del 40% de los trabajadores se desempeñan en el sector informal. Ya sea mediante monotributo, trabajo independiente o autónomo, hay sectores muy amplios de la población que viven el día a día. Es decir, los vendedores ambulantes o albañiles que hacen changas, entre muchos otros oficios, comen y dan de comer a su familia con el ingreso diario. A partir de la implementación de la cuarentena, estas actividades económicas desaparecen, dejando a mucha gente sin ingresos.

El gobierno dio muestras de ser consciente de esta realidad social desesperante. El martes se determinó el pago del Ingreso Familiar de Emergencia para todo este sector, que el Gobierno estima en 3,6 millones de familias. Sin embargo, el pago de $10.000 parece insuficiente si uno compara con las cifras de ayuda económica que preparan los grandes países, como ejemplificamos más arriba.

Es que existe una diferencia sustancial con respecto al mundo desarrollado: Argentina ya se encontraba sumergida en una crisis económica antes de la aparición de la pandemia. La capacidad instalada de la industria funcionaba en un 56% durante enero. El PBI viene de contraerse un 2,2% durante 2019. Nuestro país se enfrenta a grandes cantidades de deuda imposibles de pagar hacia mitad de año.

Prioridades

Justamente, el problema de la negociación de la deuda externa venía siendo el principal foco económico de la gestión de Alberto Fernández, hasta la explosión del Covid-19. La pandemia obliga a replantear por completo las prioridades de la administración. La batería de medidas que apuntan a morigerar el impacto de la cuarentena abarcan a sectores muy golpeados por la implementación de la cuarentena. Pero, ¿son suficientes? ¿Hasta qué punto se puede seguir sosteniendo una negociación con los acreedores mientras la expansión del coronavirus amenaza con destruir gran parte de la economía nacional?

Sobre esta base es necesario plantearnos la viabilidad de continuar depositando esfuerzos y recursos en una negociación con los grandes fondos de inversión internacionales. El objetivo de una “buena” reestructuración de los pasivos argentinos sería volver a acceder al financiamiento internacional. Pero la “coronacrisis” acaba de cerrar por completo esta posibilidad para el conjunto de los países emergentes, como consecuencia de una salida masiva de capitales hacia el mundo desarrollado.

El daño en los mecanismos de deuda internacionales es tan grave que hasta el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial se encuentran discutiendo una suspensión en los pagos de los pasivos que tienen los emergentes hacia los desarrollados. Como vemos, no sólo la urgencia de la deuda ha sido superada por la urgencia económica y social que implica la pandemia, sino que el futuro del esquema de endeudamiento internacional se ha vuelto un interrogante.

Las consecuencias de dilatar una solución al dilema de la deuda externa deberían ser sopesadas con las consecuencias de no priorizar lo suficiente a la economía doméstica. Un cierre del financiamiento internacional (que ya está cerrado), salida de dólares del país (sólo en 2019, salieron u$s 14.419 de los bancos) y una fuerte devaluación (en plena vigencia del cepo cambiario) pueden ser consecuencias “catastróficas”. Pero, ¿qué tan terribles pueden ser si las comparamos con el desastre que implicaría un avance de la pandemia sobre la economía local?

Si no se otorgan los recursos necesarios, el colapso del sistema sanitario puede multiplicar las víctimas del virus. Es posible que cientos de empresas cierren sus puertas. Miles de personas pueden quedarse literalmente sin ingresos y caer en la pobreza. Otros miles que ya se encuentran en esa situación enfrentan las consecuencias sanitarias del hacinamiento en los asentamientos urbanos.

Como vemos, se trata de una elección entre dos escenarios absolutamente adversos. El Gobierno repite que la prioridad número uno es sanitaria. En términos económicos, debemos priorizar la asignación de recursos nacionales muy escasos. ¿Los destinaremos a una negociación con los acreedores internacionales o a contrarrestar la crisis económica que produce el virus en nuestro país? ¿La prioridad será humanitaria o financiera?

Nacionales

Sobreprecios: PAMI compró alcohol en gel 137% más caros que el valor de mercado

Lo barato sale caro. Y no sólo en el Ministerio de Desarrollo Social, donde, tras el escándalo por los sobreprecios pagados por alimentos de segundas marcas, el presidente Alberto Fernández se vio obligado a intervenir para frenar el pago correspondiente a las compras en cuestión.

Según pudo saber Periodismo y Punto, el PAMI pagó hasta un 100% más del valor de mercado en una millonaria compra de alcohol en gel. El dato surge del expediente interno EX-2020-17139037 CDU 065-2020, en el que se tramita la compra directa de 1500 sachets de alcohol en gel de 800ml.

De acuerdo a la resolución, el organismo que dirige Luana Volnovich pagará a la firma “Servicios para la Higiene SA” $ 1086,57 por litro de esta sustancia tan elemental para el combate de la pandemia de coronavirus, cuando en Mercado Libre el litro se consigue por $ 458,60.

Al igual que ocurrió en el Ministerio de Desarrollo Social, la operación fue una “contratación directa” en el marco de la emergencia sanitaria decretada por el Gobierno y, por ello, le escapa al Régimen de Contrataciones de la Administración Pública Nacional.

Un dato llamativo de la compra “por urgencia” solicitada por la Dirección Médica de la Unidad Asistencial Dr. César Milstein del Sistema Por Más Salud es que fue aprobada recién el 2 de abril, cuando la Organización Mundial de la Salud (OMS) declaró la pandemia el 12 de marzo.

Al día siguiente, 3 de abril, la compra, que fue aprobada por el Programa Sistema Por Más Salud, apareció en el boletín interno de la institución.

De haber buceado en Mercado Libre o consultado en cualquier farmacia de barrio, el PAMI podría haber conseguido los insumos requeridos a la mitad de precio. Sin embargo, por el apuro o vaya a saber uno por qué, el organismo eligió pagar 136,9% más.

Fuente: Periodismo y Punto

Sigue leyendo

Nacionales

Las seis provincias donde es obligatorio usar barbijo

A pesar que la OMS no recomienda la utilización masiva de mascarillas, sino solo en casos específicos.

Catarmarca fue la primera provincia en oficializar el uso de barbijo para todos sus habitantes, el pasado 27 de marzo y desde entonces, otras cinco provincias ya se sumaron a la medida, entre las que se encuentra: La Rioja, Misiones, Jujuy, Santiago del Estero y Salta, además del municipio bonaerense de Zárate.

La obligatoriedad del barbijo fue dispuesta en dichas zonas, aunque la Organización Mundial de la Salud (OMS) no recomienda su uso indiscriminado en la población. Al contrario de la medida, solo aprueba la utilización de mascarillas “en caso de personas enfermas o que cuidan a un paciente en su casa”.

“Nos preocupa que el uso masivo de mascarillas (barbijos) por parte de la población general agrave la escasez para las personas que más las necesitan“, indicó Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS.

Por su parte, el ministro de Salud, Ginés González García coincidió con la OMS y aseguró que el uso de barbijos “no es necesario para todos”. “Depende mucho de cada caso y hay que asegurar el barbijo para quien tiene que usarlo”, señaló, aunque agregó que “el que no lo necesita y lo usa igual, bienvenido sea”.

Sigue leyendo

Nacionales

Pese al aislamiento, voluntarios y asociaciones de todo el país siguen cuidando animales en refugios

Asociaciones de rescatistas, parques nacionales y entrenadores sostienen los cuidados a los animales en refugios y parques de Córdoba, Tucumán, Mendoza, Neuquén, Bragado, San Luis, Jujuy y La Pampa, a pesar del aislamiento provocado por la pandemia y las limitaciones para comprar alimento y atenderlos sanitariamente.

Paola y Érica visitaron este lunes el predio de APANI, la Asociación Protectora de Animales, donde las esperan unos 250 perros y perras rescatadas. Es el único refugio de La Pampa y tiene una trayectoria de 25 años.

El predio está ubicado en la zona rural de la ciudad de difícil acceso. Se encuentra cerrado al público debido al aislamiento, pero aceptan a nuevos perros rescatados a pesar de las restricciones para circular.

Más al norte, en Jujuy, el refugio “San Roque” para perros abandonados vive días complejos, dado que “mermó la cantidad de donaciones”, según relató a Télam la coordinadora del hogar de casi 400 perros.

La activista advirtió que “los grupos de rescatistas no pueden salir a la calle, pero por las publicaciones de Facebook que realizamos”, pudieron comprar alimento. Además, una carnicería de la zona les envía carne, con la que complementan la alimentación de los perros.

La Dirección de Zoonosis de San Luis comenzó en marzo a registrar de manera formal a los perros callejeros, “para atenderlos y alimentarlos durante la cuarentena”, explicó Mariana Gutiérrez, directora de esa cartera.

Para la proteccionista Liliana Mora, la problemática de los perros callejeros se agudiza en los barrios periféricos de San Luis, porque “son muchísimos y algunos dueños no se hacen cargo de alimentarlos”.

Ella los asiste con comida, asilo, adopción y cuidados veterinarios; una tarea se que complejizó en los últimos días debido a que “la policía te ve con bolsas de alimentos, ollas, rodeada de perros, y comienza a pedirte papeles, bajo apercibimiento de tomar medidas en tu contra”.

En Bragado, los refugios siguen funcionando, pero con muchas limitaciones porque la mayoría son voluntarios que no reciben ningún apoyo del Estado y se manejan con fondos que juntan de la gente que colabora.

“Al depender de la cuota mensual, nos quedamos sin fondos fijos, ya que muchos socios no están bancarizados y no hay quien retire los aportes”, explicó a Telam una proteccionista del lugar. Además, “hay muchos perros que son comunitarios, es decir, están en la calle y son los voluntarios los que les dan de comer. Pero hoy es más difícil porque no hay gente en la calle”.

El municipio brindó permisos para que una persona cada dos días vaya a hacer el recorrido, ya que tienen “encargados zonales”, en el centro, la terminal y la Laguna, pero se complica mucho en otras áreas.

La municipalidad de Neuquén también brinda ese tipo de asistencia a perros sin hogar, así como a los alojados en Parque Industrial. Asimismo, continúan realizando el control de enfermedades zoonóticas.

“Esta tarea la realizan solo funcionarios públicos, no por vecinos y vecinas”, aclararon fuentes oficiales.

El reconocido parque Peko’s, de Córdoba, se enfrenta al desafío de mantener el cuidado de los varios animales que allí habitan. Marcela Delich, su gerenta, contó a Télam que cuentan con cuatro personas autorizadas para trabajar en tareas de alimentación de animales y de la limpieza.

Las actividades de los deportes ecuestres están suspendidas en Tucumán, pero los caballos necesitan comer y entrenarse. Es por esto que quienes trabajan con equinos deportivos están exceptuados del aislamiento. “Es necesario darles de comer y sacarlos a realizar un entrenamiento mínimo”, explicaron a Télam.

Varios municipios de Mendoza confirmaron a Télam que se han suspendido los servicios de castración y vacunación antirrábica, pero sostienen las desinfecciones de los ingresos. Las autoridades municipales trabajan cooperativamente con protectoras de animales para garantizar la alimentación de perros y gatos.

La directora de Salud de Mendoza relató a Télam que “atendemos solo urgencias”, y recordó que “nos manejamos con el código de convivencia que reglamenta la tenencia responsable de animales”.

La doctora Mónica Perinot, de la Asociación Argentina de Medicina Felina, relató a Télam que “no hay peligro de contagio de animales a humanos, ya que el coronavirus animal se desarrolla en el intestino, no es respiratorio”.

Subrayó que no hay evidencia científica de la posibilidad de contagio, pero aclara que “al ser una enfermedad nueva y dinámica, la información se modifica en lo cotidiano”.

Asimismo, recalcó que la Asociación Mundial de Veterinarios Especialistas en Animales Pequeños (WSAVA) recomendó extremar las precauciones de higiene y que las personas con coronavirus no tengan contacto con animales.

Docentes y estudiantes de la Facultad de Veterinaria de la UBA se expresaron en esta misma línea y subrayaron que lo importante es prevenir el contacto entre humanos, ya que no hay peligro de zoonosis.

Fuente: Télam.com.ar

Sigue leyendo
Advertisement

Nuestro Clima

Facebook