Redes Sociales

Salud

Lactancia materna: hasta cuándo se debe sostener este vínculo y qué tipo de placer causa

Se gestó el debate de: “¿Hasta cuándo hay que dar de amamantar a los bebés?”, la puericultora Romina Cappanera y la psicóloga Beatriz Goldberg, quienes nos brindaron información sobre el tema.

Araíz del debate que se generó en el piso de El Diario de Mariana cuando Juana Repetto confesó que sigue amamantando a su hijo Toro de 3 años y la psicóloga clínica especialista en familia Elvecia Trigo, aseguró que en esa edad se genera un placer sexual en el niño, se abrió lugar a esta pregunta: ¿Hasta cuándo la madre debe darle la teta a los hijos?

Si bien Trigo manifestó que le “parece bien que cada mamá con su familia decida los pasos sucesivos que va a ir dando este hijo”, sostuvo que “no es cierto que no haya una reacción erótica en el momento de la succión. Por supuesto que ese acto es erótico, y el bebé tiene placer, y la mamá tiene placer”.

Mariana Fabbiani, conductora del programa, opinó que “ese no es un placer sexual, sino otro tipo de placer por el vínculo”, y Trigo fue elocuente: “Perdón, es un placer sexual. Cuando hablamos de sexual no hablamos de genital, hablamos de otra cosa. De ese placer que siente la madre cuando da la teta. Y hay una cosa erógena”.

Entonces… ¿Hay placer? y ¿Hasta cuándo hay que amamantar al niño? “Antiguamente el pecho se daba hasta los 7 años, por una cuestión de alimentación. Hoy por hoy UNICEF aconseja que es ideal hasta los 3 años. Se puede extender a los 4 años si la madre lo desea, pero más no es aconsejable”, detalló Romina Cappanera, puericultora egresada de ACADP.

“La libre demanda (para tomar la teta) es normal en el primer año de vida, aunque no debe ser mecánico ni extenderse a más de los 3 años”, especificó por su parte Beatriz Goldberg, licenciada en psicología clínica.

Además detalló que a partir de esa edad se comienza a generar cierta dependencia donde el niño interpreta que eso es “lo normal, lo natural”, por lo que el vínculo de amamantamiento debería empezar a cortarse.

Este último “se da solo durante un tiempo, después la relación madre e hijo se debe construir desde otro lado”, precisó la licenciada afirmando que “hay muchas formas de dar afecto sin dar de amamantar”.

Dicho vínculo de apego va cambiando a lo largo de los años, “al recién nacido se lo protege dándole la teta, en términos de salud, porque con la leche materna se le generan anticuerpos”, indicó Cappanera.

Si bien este nexo “es irreemplazable, no quiere decir que aquellas mujeres que no tengan el deseo le generen un trauma al bebé”, manifestó también la puericultora llevando un manto de tranquilidad a aquellas madres que no quieren o no pueden darle el pecho a sus bebés.

En cuanto al placer, “sí, se siente placer, porque es placentero. Se puede llegar a sentir algún tipo de contracción o síntomas inherentes a cuando te estimulan los pezones, pero en ningún punto es un placer sexual”, sostuvo Cappanera a la vez que explicó que los adultos, en este caso la madre, “tenemos la posibilidad de ver dónde ponemos la libido y de darnos cuentas de la situación”, es decir, “sabemos dónde ubicar ese placer que se genera” y que en tal caso, “la connotación sexual se la damos los adultos”.

¿Qué pasa con lo niños? “El despertar sexual de los nenes se da a partir de los 4 años”, indicó Cappanera, y siguiendo esta línea destacamos lo que remarcó Goldberg cuando dijo que si bien el nene no se excita al tomar la teta, a partir de los 3 o 4 años empieza a desarrollar el complejo de edipo, por lo que es el momento para ponerle fin al período de lactancia materna, porque además: “Desde los 3 o 4 años el nene tiene mucha consciencia y el pecho de la mamá queda demasiado fijado emocionalmente, queda un registro”.

Salud

Barranqueras inicia la campaña contra el dengue

El Municipio, en conjunto con el Ministerio de Salud Pública, hará recorridas de difusión y medidas preventivas como el descacharrado.

La Municipalidad de Barranqueras y el Ministerio de Salud Pública de la Provincia iniciará este lunes una campaña de prevención del dengue, que estará dirigida a la eliminación del mosquito aedes aegypti, transmisor de la enfermedad.

La campaña consistirá en la concientización y prevención sobre las formas de transmisión y prevención de esta enfermedad, como el descacharrado para eliminar los criaderos del mosquito transmisor.

El trabajo estará a cargo de personal municipal y también integrante del ministerio de salud pública.

La campaña comenzará este lunes, en los barrios La Lomita y Villa Paraguay, donde los agentes sanitarios brindarán información sobre prevención, cuidados y descacharrado.

En tanto, el martes 21 personal del municipio de Barranqueras irá con los camiones a recolectar todo el material desechable que hayan sacado los vecinos.

Además, a partir del lunes 27, el operativo estará en el barrio Sumalao.

Sigue leyendo

Salud

Actividad física en verano: claves para no sufrir complicaciones en el entrenamiento

En condiciones normales, la piel, los vasos sanguíneos y el nivel de transpiración se ajustan al calor, pero los sistemas de enfriamiento natural pueden fallar si la persona está expuesta a altas temperaturas y a altos niveles de humedad. A qué síntomas estar atento

Practicar alguna actividad física en época de altas temperaturas provoca que el cuerpo incremente la irrigación sanguínea en la piel así también como la sudoración. Este proceso interno, denominado termorregulación, tiene como objetivo eliminar el calor acumulado en el interior y, de esta manera, disminuir o mantener la temperatura del cuerpo.

Ya sea que uno corra, juegue un partido de fútbol, ande en bicicleta o camine, es importante tomar ciertos recados cuando aumenta la temperatura; se recomienda, por ejemplo, realizar este tipo actividades antes de las 10 o después de las 18, cuando el clima se encuentra un poco más fresco; evitar el sol del mediodía y no olvidar aplicarse un protector solar adecuado. Para aclimatarse a las elevadas temperaturas, es indispensable usar ropa ligera y fresca, acompañado de una correcta hidratación y un posterior enfriamiento.

“A mayor temperatura ambiente tiene que ser menor la intensidad del entrenamiento, porque, lógicamente, el cuerpo pierde la capacidad de perder calor. Con el aumento del calor corporal, aumenta la frecuencia cardíaca, entonces tenemos mayor pérdida de electrolitos y es importante recuperarlos para una hidratación correcta”, dijo a Infobae Claudia Lescano, licenciada en alto rendimiento deportivo.

(Shutterstock.com)

(Shutterstock.com)

El ejercicio y la temperatura del aire provocan un aumento en la temperatura corporal. El cuerpo, para poder enfriarse, disminuye la cantidad de sangre en los músculos y envía ésta a circular a través de la piel. Si la humedad también es alta, el cuerpo se enfrenta a más estrés ya que el sudor no se evapora fácilmente y esto podría aumentar, aún más, la temperatura interna. En condiciones normales, la piel, los vasos sanguíneos y el nivel de transpiración se ajustan al calor, pero los sistemas de enfriamiento natural pueden fallar si estamos expuestos a altas temperaturas y a altos niveles de humedad.

Lo cierto es que es necesario estar atentos y nunca menospreciar estos síntomas. Ante la presencia de alguno de ellos, es importante dejar de hacer ejercicio inmediatamente; bajar la temperatura corporal e hidratarse -sin esperar tener sed para hacerlo- tomando agua o bebidas deportivas que reponen sales y minerales. Si es posible, se recomienda humedecer el cuerpo con agua fría. En el caso de no mejorar después de 30 minutos, consultar inmediatamente al médico.

En este contexto, la especialista en rendimiento deportivo enumeró los síntomas a los que las personas deben estar atentas. Estos son:

-Mareo

-Dolor de cabeza

-Fatiga

-Sensación de ahogo

-Frecuencias cardíacas elevadas

-Calambres

-Orinar con color oscuro

(Shutterstock.com)

(Shutterstock.com)

Con respecto a las recomendaciones, la especialista aseguró que no deben dejar nada al azar para un correcto entrenamiento con temperaturas elevados. De este modo, enumeró ciertos aspectos a tener en cuenta:

-Con respecto a la ropa: tiene que ser ropa que permita que el sudor se evapore. Si es algodón, el sudor no se evapora entonces aumenta más la temperatura corporal y se agrava el cuadro.

Realizar ejercicio físico fuera de las horas centrales del día, es decir, a primera hora de la mañana o a última de la tarde. Importante aprovechar los momentos y ambientes más frescos del día.

 Mantenerse bien hidratado antes, durante y después de la realización del ejercicio. Si la actividad dura menos de una hora, con tomar agua fresca (unos 125 cc cada 15-20 minutos) es suficiente. En cambio, si se extiende más de 60 minutos, habrá que ingerir bebidas deportivas o isotónicas (500 cc unos 60 minutos antes de iniciar el ejercicio y entre 100-125 cc cada cuarto de hora durante la práctica del mismo).

– Evitar la exposición directa al sol, usar ropa clara y liviana que permita una adecuada transpiración.

– Usar protectores solares. Ayudan a prevenir enfermedades de piel, disminuyendo el riesgo de generar cáncer de piel.

Fuente: Infobae.com

Sigue leyendo

Salud

Alerta conjuntivitis: especialistas advierten sobre el aumento de los casos en verano

Esta infección de la membrana externa del globo ocular y el párpado interno puede dejar a los chicos afuera de la diversión de la colonia, porque es muy fácil el contagio entre personas. No hay forma de prevenirla, pero sí de tratar y aliviar los síntomas

La conjuntivitis es una inflamación de la membrana que recubre el globo ocular. Es un cuadro muy frecuente y los casos aumentan en verano. “Esto sucede no solo por una mayor presencia de adenovirus, sino además por lo fácil que resulta el contagio entre chicos en piletas o colonias de vacaciones”, explicó a Infobae el médico Joaquín Romano, de la División de Oftalmología del Hospital de Clínicas.

Los virus y bacterias que provocan esta afección pueden sobrevivir en el agua por un período bastante largo de tiempo, por eso es importante siempre usar protección, por ejemplo a través del uso de antiparras”, aconsejó Romano. “En las conjuntivitis virales, el período de incubación dura entre 3 y 5 días. En ese tiempo, la persona no tiene síntomas pero puede contagiar a otros”, agregó.

La conjuntivitis es una inflamación de la membrana que recubre el globo ocular. Es un cuadro muy frecuente y los casos aumentan en verano (Shutterstock)

La conjuntivitis es una inflamación de la membrana que recubre el globo ocular. Es un cuadro muy frecuente y los casos aumentan en verano (Shutterstock)

Hay conjuntivitis virales, bacterianas y alérgicas. Los síntomas característicos son comunes a todas: ojos rojos, lagrimeo, dolor y posiblemente ardor. En las conjuntivitis bacterianas es frecuente la secreción nocturna que provoca que el párpado esté pegado con lagañas al despertar. Las conjuntivitis alérgicas, además de tener desencadenantes muy marcados como el polvo, los animales o el polen, se distinguen por una constante picazón y no son contagiosas. “La consulta con el oftalmólogo es importante porque cada una de ellas requiere una abordaje distinto, tanto para aliviar los síntomas como para el tratamiento”, afirmó Romano.

La conjuntivitis se transmite de persona a persona mayormente por contacto, al compartir toalla, sábanas y hasta objetos. ”Hay que lavarse siempre las manos, sobre todo después de tocarse los ojos. Así, se reduce el riesgo de inflamación de la conjuntiva y además el contagio”, sostuvo el especialista.

“Resulta fácil el contagio entre chicos en piletas o colonias de vacaciones”, explicó a Infobae el doctor Joaquín Romano, de la División Oftalmología del Hospital de Clínicas (Shutterstock)

Si la conjuntivitis ataca a los más chicos, Romano sugiere como primera medida “darles alcohol en gel y enseñarles a usarlo cada vez que se toquen los ojos. Las manos siempre limpias. También, el chico tiene que tener una toalla para su uso exclusivo. No asistir a colonia o pileta y consultar a un oftalmólogo para que indique medicación, llegado el caso. Si los síntomas son muy molestos, se pueden lavar los ojos con solución fisiológica, que ayuda a la recuperación”.

La conjuntivitis es una afección leve y de corta duración. Se estima que desde el inicio de los síntomas hasta que concluye el ciclo del virus son entre 5 y 9 días para que la persona esté curada. “La única forma de prevenir la inflamación y evitar el contagio es tomar las medidas de higiene de manos, aislamiento de la persona con síntomas y de uso de protección en las piletas”, concluye el profesional.

Se estima que desde el inicio de los síntomas hasta que concluye el ciclo del virus son entre 5 a 9 días para que la persona esté curada (Shutterstock)

Se estima que desde el inicio de los síntomas hasta que concluye el ciclo del virus son entre 5 a 9 días para que la persona esté curada (Shutterstock)

Según especificó en diálogo con Infobae el médico oftalmólogo Aldo Cesar Da Prá, MN 55294, “en verano hay más exposición al sol, más contacto con el agua de mar y piscinas, lugares en donde su contagio aumenta considerablemente. Es por ello que su prevención es vital para evitar contraer esta enfermedad”.

El profesional describió los síntomas para reconocer el cuadro desde sus comienzos y realizar la consulta médica lo antes posible: enrojecimiento ocularsecreción acuosa o mucopurulenta que produce lagrimeo, dolorfotofobia (sensibilidad a la luz), visión borrosa, sensación de pesadez en los ojos, edema palpebral y disminución de la agudeza visual cuando compromete la córnea.

Los síntomas de la conjuntivitis suelen ser el enrojecimiento ocular, secreción acuosa o mucopurulenta que produce lagrimeo, dolor, fotofobia (sensibilidad a la luz), entre otros (Shutterstock)

Los síntomas de la conjuntivitis suelen ser el enrojecimiento ocular, secreción acuosa o mucopurulenta que produce lagrimeo, dolor, fotofobia (sensibilidad a la luz), entre otros (Shutterstock)

“La conjuntivitis dura entre 8 y 12 días, y es autolimitada, pero en algunos casos puede prolongarse hasta por tres semanas y progresar causando serias complicaciones oculares”, aseguró el especialista, quien explicó que “para el tratamiento se suelen indicar antibióticos tópicos, frío local, lágrimas, y antiinflamatorios, según la situación de cada paciente”.

Fuente: Infobae.com

Sigue leyendo
Advertisement

Nuestro Clima

Facebook