Redes Sociales

Nacionales

Horacio Rodríguez Larreta pidió ampliar Juntos por el Cambio de cara a 2023

Horacio Rodríguez Larreta pidió ampliar Juntos por el Cambio de cara a 2023

El jefe de Gobierno porteño pidió ampliar la coalición en el interior para volver a gobernar en 2023.

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, participó este jueves de la reunión de la Fundación Pensar, el centro de diseño de políticas del PRO, y envió un mensaje hacia el interior de la coalición de cara a 2023 al pedir su ampliación para volver a gobernar.

La Fundación Pensar realizó un encuentro nacional para empezar a darle forma a la nueva etapa de la alianza opositora tras la victoria en las elecciones de medio término y de cara a los próximos dos años. Rodríguez Larreta fue uno de los invitados a exponer a través de medios virtuales.

«Juntos vamos a buscar y a encontrar las soluciones a los problemas de la gente, sin improvisación, sin mentiras. Con planificación, con transparencia y mirando la realidad de frente, que es el primer paso para transformarla», expresó el mandatario porteño.

Seguidamente, el referente del PRO destacó que «una coalición más amplia es una condición indispensable para llegar al Gobierno» en 2023, una meta que se volvió factible con el último triunfo electoral.

«Tenemos que profundizar este camino y seguir creciendo sobre la base de la amplitud y la pluralidad, para ser una coalición cada vez más sólida», sostuvo y remarcó que se necesita armar «una verdadera coalición de gobierno» que «haya trabajado en conjunto los planes de gobierno lista para salir a la cancha a llevarlos adelante».

En el mismo sentido, pidió trabajar en el diseño de «planes nacionales que estén coordinados a su vez con planes para cada provincia» con el fin de «ordenar la macroeconomía y que devuelvan al país a la senda de la educación, el trabajo y el progreso».

De esta manera, el mandatario porteño envió un mensaje hacia el interior de Juntos por el Cambio de cara a las elecciones presidenciales de 2023.

Fuente: NA.

Nacionales

Negociaciones con el FMI: las diferencias que traban un acuerdo y el factor que puede acelerarlo

Negociaciones con el FMI: las diferencias que traban un acuerdo y el factor que puede acelerarlo

Guzmán advirtió que el principal desentendimiento con el organismo internacional es el ritmo de ajuste en las cuentas públicas.

La escasez de las Reservas Internacionales del Banco Central empuja al Gobierno a acordar en el corto plazo.

Las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional (FMI) entraron en su etapa final. Pero no por voluntad del Gobierno argentino, sino por una restricción temporal objetiva.

A mediados de marzo se deberán cancelar US$2.900 millones por un vencimiento de la deuda de US$44.000 millones contraída en 2018 por la administración de Mauricio Macri.

Con el nivel de Reservas Internacionales disponibles, es imposible que el Banco Central (BCRA) pueda hacer frente al vencimiento. Las consultoras calculan que las netas se ubican alrededor de los US$3.500 millones. Con vencimientos superiores a US$5.000 millones de acá hasta marzo, Argentina no tiene los dólares que hacen falta para pagar.

Si no existe un acuerdo que evite el desembolso, el país empeorará su relación con el organismo financiero. Ingresará en la categoría de atraso en sus pagos, una terminología particular del Fondo para evitar la palabra maldita: default.

El sendero fiscal

Luego de dos años de negociaciones en secreto, el ministro de Economía decidió explicitar el estado de situación. Pese a no entrar en detalles, Guzmán advirtió en su presentación frente a los gobernadores que el problema que impide un entendimiento con el FMI es el sendero fiscal.

El eufemismo hace referencia a la velocidad que tomará el ajuste de las cuentas públicas para llegar al equilibrio. El ministro defiende una trayectoria de reducción del déficit gradual que alcanzaría el cero en 2027, un horizonte que el staff del Fondo considera inaceptable.

Detrás del sendero aparece la velocidad en el recorte de la emisión monetaria requerida para financiar el desequilibrio, otro punto donde lógicamente tampoco existe acuerdo.

«La diferencia entre lo que plantea el Fondo y el Gobierno argentino consiste en diferenciar un programa que con alta probabilidad sostendría la recuperación económica que la Argentina está viviendo; es esencialmente un programa de ajuste de gasto real versus un programa que le dé continuidad a esta recuperación fuerte a la economía», señaló Guzmán en su presentación ante gobernadores de todo el país.

Pese a que el ministro no explicitó los números que exige el organismo, se especula con que el nivel de déficit primario reclamado para este 2022 estaría en torno al 2,5%, frente a un 3% propuesto por Argentina.

La cifra no estaría demasiado lejos, considerando que para el 2021 las cuentas culminarían con un rojo fiscal cercano al 3%, sobrecumpliendo la proyección original del Presupuesto 2021 del 4,5%.

El principal escollo para continuar reduciendo el déficit en forma acelerada durante este año, en comparación con el anterior, es el carácter extraordinario del aporte de las grandes fortunas, que complementó el ajuste del gasto ejecutado por Economía con un shock de ingresos fiscales.

Como advierte un informe reciente del IARAF (Instituto Argentino de Análisis Fiscal), el recorte no es propiedad exclusiva del actual ministro: entre 2017 y 2021 la baja del gasto público en términos reales a moneda constante fue del 7,9%. Pese al sendero de ajuste de los últimos años, el FMI se muestra inflexible y reclama una reducción más acelerada.

Las reservas

Aunque el Fondo impone un objetivo de política económica de superávit fiscal, la recaudación argentina es en pesos, y la deuda está denominada en dólares. En este sentido, para cancelar los pagos con el organismo (y con los acreedores privados) es necesario acumular divisas.

Como mencionamos anteriormente, el deadline de marzo existe porque el BCRA no posee los dólares necesarios para cancelar el vencimiento. A esto también se refirió Guzmán en su presentación. El ministro advirtió que, pese a que el 2021 dejará cerca de US$15.000 millones en concepto de superávit comercial, poco y nada de esa montaña de divisas logró acumularse en las reservas de la autoridad monetaria para respaldar la posición argentina.

En el medio, la entidad dirigida por Miguel Pesce vio cómo los dólares que ingresaban por el comercio exterior se escapaban en pagos de deuda pública y privada. Además, el BCRA destinó más de US$2.500 millones para intervenir en el mercado financiero de divisas (MEP y CCL), con el objetivo de enfriar la brecha cambiaria.

De esta forma, el vacío de reservas no sólo deja expuesto al Banco Central a los vencimientos de deuda, sino también a eventos cambiarios. La autoridad monetaria tiene una posición frágil para enfrentar sucesos imprevistos como una sequía, una suba en la tasa de interés de la Reserva Federal, o la negativa a liquidar los dólares de la cosecha de trigo.

¿Para cuándo el acuerdo?

Movimientos bruscos en la plaza de cambios pueden coincidir con las exigencias del establishment, que no pierde oportunidad en señalar que un nuevo programa con el Fondo es imprescindible para que la economía siga funcionando. También puede coincidir con los reclamos de la oposición, que viene de ganar las elecciones, y presiona al oficialismo por un ajuste aún más profundo del que exige el organismo con sede en Washington.

De esta forma, el Gobierno se arriesga a que sean los actores financieros quienes den el empujón final hacia un acuerdo con el Fondo. Pese a la dureza de los controles de cambio, ya vimos en 2020 como una corrida puede hacer temblar las posiciones de divisas del BCRA. En aquel momento, el ataque contra el peso sólo pudo ser frenado con un “giro ortodoxo” del Ministerio de Economía.

El Gobierno de Alberto Fernández insiste en ubicarse a mitad de camino. Ajusta, pero a un ritmo menor del que pide el Fondo. Denuncia la intransigencia del Directorio del organismo, pero no modifica el método de negociación. Advierte sobre la inviabilidad de la deuda que tomó Macri, pero paga todos los vencimientos mientras busca reestructurarla. Critica que el destino de los fondos hayan ido a la fuga de capitales, pero no la investiga. Anuncian normativas para beneficiar a los sectores que traerían los dólares necesarios, pero los proyectos no aparecen en el parlamento.

Pese a que Guzmán se tomó dos años, cuesta encontrar algún punto a favor de Argentina en las negociaciones. No hubo extensión de plazos más allá de los 10 años, ni eliminación de sobretasas, ni un programa sin ajuste.

Las Reservas le ponen fecha límite a las idas y vueltas del oficialismo, pero un sacudón financiero amenaza con acelerar el calendario. Eventualmente, el “giro ortodoxo” disponible para el Gobierno sería avanzar (aún más) a contrarreloj hacia un entendimiento con el Fondo que calme a los mercados. Como el oficialismo suele repetir, nada bueno puede salir acordando “en cinco minutos”.

Sigue leyendo

Nacionales

Rodríguez Larreta profundizó sus diferencias con el Gobierno: «No podemos decir que no vayan a trabajar»

Rodríguez Larreta profundizó sus diferencias con el Gobierno:

El jefe de Gobierno porteño cuestionó la medida oficial que dispuso que los empleados públicos vuelvan al teletrabajo para reducir el consumo de energía eléctrica, en medio de la ola de calor que azota a gran parte del país; qué dijeron desde el Ejecutivo.

El jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, profundizó sus diferencias con el Gobierno nacional esta mañana, al cuestionar la decisión oficial de que los empleados públicos trabajen de manera remota para reducir el consumo de energía eléctrica.

«No podemos decir que no vayan a trabajar», sostuvo el jefe de Gobierno.

En rueda de prensa, señaló que en la Ciudad «tenemos a la gran mayoría de la gente abocada al cuidado de la pandemia», trabajando, explicó, en los centros de testeo y los vacunatorios. «Esa es nuestra prioridad hoy y estamos metidos en eso, trabajando todos ahí», añadió el alcalde durante la presentación de Carlos «Chapa» Retegui como nuevo secretario de Deportes de la Ciudad.

Esta mañana, a través de un decreto, el Gobierno nacional dispuso que los empleados públicos vuelvan al teletrabajo para reducir el consumo de energía eléctrica, en el marco de las altas temperaturas pronosticadas para este jueves y viernes.

Las declaraciones de Rodríguez Larreta profundizan sus diferencias con el oficialismo nacional, luego de, por ejemplo, no firmar el pacto fiscal y ausentarse de la reunión convocada por el Gobierno nacional para detallar el estado de las negociaciones con el Fondo Monetario Internacional.

Minutos después de las declaraciones del dirigente opositor, la portavoz de la Presidencia, Gabriela Cerruti, pidió que los cortes de energía «no se conviertan en un tema de enfrentamiento ni de grieta».

«Esperamos que el Gobierno de la Ciudad se haga cargo de la responsabilidad que tiene con respecto al suministro de la energía en la Ciudad. En este tema queremos ser muy responsables y queremos apelar a la solidaridad y no convertirlo en un tema de enfrentamiento ni de grieta», planteó.

«Son esos temas en los que todos los argentinos y las diferentes fuerzas políticas tienen que entender que son situaciones en las que todos tenemos que colaborar para que suceda lo mejor para los ciudadanos», añadió.

El apagón del martes volvió a dividir a enfrentar a la dirigencia política. El embate opositor comenzó con un tuit de Mauricio Macri. El posteo del ex presidente sólo tenía la palabra «Retuit» y estaba ilustrado por una imagen negra. Lo siguieron diferentes referentes de Juntos por el Cambio.

La respuesta llegó justamente por parte de Cerruti, quien apuntó contra el ex mandatario por los incrmeentos tarifarios dispuestos durante su gestión y recordó el masivo apagón de junio de 2019, que dejó sin energía eléctrica a gran parte del país.

Sigue leyendo

Nacionales

Alberto Fernández, tras el lanzamiento del picosatélite: «Esto es soberanía»

Alberto Fernández, tras el lanzamiento del picosatélite:

El presidente de la Nación habló tras el existoso despegue del «General San Martín» y felicitó al equipo que desarrolló el artefacto que brindará acceso a internet a productores agrícolas.

En horas de la tarde, Argentina volvió a poner un satélite en obra y en este caso se trató del picosatélite «General San Martín», desarrollado en Mar del Plata, y que contó con la presencia virtual de Alberto Fernández, presidente de la Nación, acompañando el momento en vivo de manera virtual.

Acompañado por el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, el mandatario se tomó unos minutos para expresarse al respecto de esta situación y además para charlar en directo con el equipo que llevó adelante la producción del aparto que proveerá de acceso a internet a los productores agrícolas.

«Esto es soberanía, que nosotros podamos conocer cuestiones tan importantes como la climatología de un país que necesita saberlo para desarrollar la agricultura, la ganadería, para salvaguardar a la gente de eventuales ríos que se desbordan, lluvias e inclemencias del tiempo», sentenció el mandatario.


Destacando el proyecto de la empresa marplatense InnovaSpace, la Casa Rosada agregó en un comunicado que «el Ministerio de Desarrollo Productivo destinó casi 50 millones de pesos, además de facilitar la generación de un nicho de negocio incipiente para el país».

«Admiren a los que están en Mar del Plata, que son argentinos con una enorme vocación de ver crecer a su patria, de conectar a su patria y por llegar a lugares donde a veces internet no llega. Internet hace al desarrollo de un país y es algo a lo que debe acceder cualquier argentino», sentenció Alberto Fernández.

El satélite es del tipo PocketQube, que tiene un peso de 1 kilogramo y medidas aproximadas de 50mm x 50mm x 150mm, y posee entre otros objetivos «potenciar la productividad del país, colaborar a la tecnificación de procesos, brindar información en línea y de forma remota sobre el estado de cultivos y ganado, y colaborar a reducir los costos en el lanzamiento de satélites».

Además del presidnete, el ministro de Desarrollo Productivo, Matías Kulfas, se expresó y destacó que «iniciativas como ésta nos muestran todo lo que podemos hacer los argentinos cuando nos unimos para poner en valor el conocimiento y potenciar la producción».

«Impulsar la industria aeroespacial es fundamental. Por eso, desde que asumimos, financiamos a 22 proyectos del sector por $404 millones. Esto nos posiciona en el mundo con nuestros propios satélites de comunicaciones, nos permite crear empleos y generar avances tecnológicos», sentenció en redes sociales.

Santiago Cafiero, canciller argentino, comentó que «el lanzamiento de este dispositivo miniatura es un hito para la industria nacional. La economía del conocimiento genera empleo de calidad y exportaciones claves para nuestro país. Nos demuestra que es presente y futuro».

Mientras que Daniel Filmus, Ministro de Ciencia, Tecnología e Innovación de la Nación aseguró que el picosatélite «no solo significa un nuevo paso hacia la generación de soberanía en el campo aeroespacial y de la comunicación sino que, con la imagen de Malvinas en su frente, difunde y reafirma también nuestra soberanía territorial».

Sigue leyendo
Advertisement

Nuestro Clima

Facebook